Nunca le vi la gracia al maldito juego

Nunca le vi la gracia al maldito juego

La vida de uno es más o menos como un Tetris en el que la dificultad de los niveles fuera aleatoria. A veces las piezas caen despacio y encajan armoniosamente. Otras veces caen a toda pastilla y uno tiene que hacer malabarismos para que encajen. Estos días, parece más lo segundo.

La crisis ha terminado, dicen algunos expertos. Y como el pistoletazo de salida de una carrera de velocidad de corta distancia, el trabajo que me ha esquivado estos meses cae en piezas frenéticas que trato de encajar. Reuniones para nuevos clientes en potencia mezcladas con trabajo cerrado, viajes (esto pone a la Nena gruñona), presión y fechas límite no del todo realistas.

Me ha pillado un tanto en bolas, cosa que no es la primera vez. Me da rabia, pero así son las cosas y no merece la pena mosquearse por cosas que no están bajo mi control. Cuando eres freelance administras tu trabajo, pero hay una parte que no depende de ti, sino del cliente. O en mi caso, del cliente del cliente, que es aún más ruleta y azar. Por tanto me limito a maniobrar lo mejor que puedo y esperar a ver qué me viene en el próximo nivel. Es una vida curiosa para mucha gente, supongo. Se me haría raro tener otra.

Estoy en un ánimo meditativo, pero no sé acerca de qué meditar. Supongo que lo mejor es dejarlo aquí, con algunas de las frases más curiosas que he leído o escuchado hoy.

Imperator: Creo que a Barbián sólo le falta ya que le enseñemos a fumar en pipa.

Nur: Si Barbián fumara, seguramente fumaría Ducados.

Ahora me gustaría saber cómo se enseña a un gato a fumar en pipa.

De Mi Mesa Cojea:

Dios hizo al hombre y luego intentó arreglar el asunto haciendo a la mujer. Obviamente, reaccionó tarde. Las mujeres, como todos sabemos, son superiores al hombre en casi todas las tareas, pero nos siguen necesitando para mover y sujetar cosas, razón por la cual los varones seguimos vivos. De todas las cualidad de una mujer, la que más salta a la vista cuando está desnuda es su físico. Y eso es lo que millones de internautas buscan cada segundo por internet. Mujeres inteligentes, seguras de sí mismas, con aspiraciones y sueños, que estén desnudas y, a ser posible, follando. Son nuestro indiscutible número 1. Son las amas de internet.

Tras ver a Nur cpn el corpiño que una amiga le regaló (y que ha recogido hoy) sólo puedo estar de acuerdo. Buenas noches.

Anuncios