Esa es la astucia a la que recurriría un animal. Un humano permanecerá cogido en la trampa, soportará el dolor y fingirá estar muerto para coger por sorpresa al cazador y matarlo, y eliminar así un peligro para su especie.

Para la nena, que también le gusta Dune

Para la nena, que también le gusta Dune

– Reverenda Madre de la Bene Gesserit Gaius Helen Mohian, sobre por qué ha de separarse a la gente de los humanos.

Paul tuvo la impresión de que se sometía con excesiva facilidad, pero por otra parte los Sardaukar nunca se habían preparado para afrontar una jornada como aquella. Hasta ahora sólo habían conocido victorias y esto, se dijo Paul, podría ser una forma de debilidad.

– Paul Atreides, Muad’Dib, el Kwisatz Haderach

– ¿Donde está Alia? – preguntó Jessica

– Afuera, haciendo lo que todo buen niño Freme en tales circunstancias – dijo Paul -. Remata a los enemigos heridos y marca sus cuerpos para el equipo de recuperación de agua.

– ¡Paul!

– Has de comprender que hace esto por bondad – dijo él -. ¿No es extraño que no podamos comprender la oculta unidad entre bondad y crueldad?

– Paul Atreides, poniéndoselo clarito a su madre

El movimiento de Jessica se inició con un resbalón, un paso en falso y una caída. Algo obvio por parte de una extranjera débil y afligida, y lo obvio retarda las acciones del oponente. Se necesita un instante para interpretar algo conocido cuando es presentado como algo desconocido.

– Dama Jessica a punto de enseñarle tres cosillas a unos Fremen.

No falla: puedes abrir Dune por cualquier página al azar y encontrarás una idea útil, inspiradora o demoledora. Lo creáis o no, lo acabo de hacer. Especialmente para ayudarte en tiempos de adversidad, cuando las cosas no van bien. En parte gracias a este libro tomé la decisión de ser psicólogo, pensando (erróneamente) que Herbert era psicólogo y eso se reflejaba en la obra. Herbert nunca acabó sus estudios porque sólo cogía las asignaturas de cada carrera que le interesaban personalmente, era periodista y luego escritor.

Anuncios