Hoy hace 55 años que se publicó La Comunidad del Anillo. Hoy hace, por tanto, 55 años de la publicación de mi libro favorito, o al menos de su primera parte ya que la escasez de papel tras la 2ª Guerra Mundial (que aún se notaba en los 50) hizo que los editores publicaran la obra en tres partes en vez de un sólo tomo, como Tolkien quería. No fue la última cosa que no se hizo como él hubiera querido, ya que, por ejemplo, tampoco le gustaba la idea de que el tercer libro se llamara El Retorno del Rey, porque en su opinión destripaba el final de la historia, y debería haberse llamado La Guerra del Anillo.

Los libros no cumplen años como las personas, supongo, pero este libro ha sido un buen amigo para mi por muchos años, desde aquella primera vez que lo leí cuando tenía unos 11 años. No pude con él a la primera, porque las 200 primeras páginas, hasta el ataque en la Cima de los Vientos, son lentas y arduas. A la tercera vez conseguí pasar el escollo y acabarlo, y desde entonces quedé enganchado, volviendo una y otra vez a buscar mi dosis, y siendo una droga a la que vuelvo varias veces cada año.

Así que feliz cumpleaños, y felicidades por ello para el profesor Tolkien que descansa junto a su esposa en Oxford (no pudimos visitar su tumba cuando pasamos por ahí, aunque sí vimos su busto en la capilla del Exeter College). Gracias por crear algo tan grande y tan importante.

Yo voy a celebrarlo empezando hoy a leer de nuevo El Señor de los Anillos. Os animo a todos a que hagáis lo mismo.

Anuncios