No es, ni mucho menos, una noticia reciente: sucedió en noviembre. Pero por uno de estos avatares de pulsar un enlace detrás del otro, he llegado a la web del ABC y me he topado con esto. Es cortito:

El Women’s Forum constata que la crisis financiera es culpa sólo de los hombres.

Vale, ya sé que es culpa mía por leer el ABC y que me lo he buscado. Pero… joder. Simplemente, joder.

El Capi y yo hemos entablado una especie de competición a ver si éramos capaces de parir (o abortar, según el punto de vista del lector) una entrada comentando esto antes del viernes. A pesar de que cuento con todas las ventajas dada la situación actual del Capi, que seguramente estará usando una bandera culé para limpiar el culito de su nueva hija (¡felicidades al butanero!), voy a saltarme mi costumbre de dejarlo para mañana (no, en serio, mi sistema de gestión del tiempo se basa en eso) y acometer el trabajo ahora.

Es facilón el resaltar la absoluta e inmoral carencia de responsabilidad desplegada por el personal, que se reduce a que “ninguna directiva sale en las noticias sobre escándalos de la crisis, ergo las mujeres no tienen que ver.” Es evidente que las iluminadas que han alcanzado estas conclusiones no son conscientes de que, en España, hay mujeres directivas a los rangos más altos: que le digan que no a Ana Patricia Botín, por ejemplo. O a la máxima responsable de Microsoft España. Las mujeres no han comprado ni vendido pisos, coches, no han trabajado en bancos que han dado alegremente hipotecas… Las mujeres se han quedado en casa con la pata quebrada. Claro que sí.

No, eso es facilón. Lo que me deja descoyuntado es que, por ejemplo, el personaje que primero se cita habla de confianza del mercado: se llama Petra Mateos. Si buscas en Google, el 2º resultado que sale es este. Resulta que este personaje ha estado cerca de todos los casos grandes de corrupción de los 90. Petra Mateos fue mano derecha de Boyer cuando Ibercorp, estuvo en el consejo de administración de Mario Conde cuando lo de Banesto, es del círculo de Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz (imputado este y no por presidir el Madrid, precisamente), ha estado involucrada en el caso de los fondos reservados, en el de Afisa, y el del casino Costa Blanca. También es amiga cercana de imputados en el caso Malaya. Para rematar, un ex-chófer suyo la denunció por trato vejatorio y sufrió un cuadro depresivo.

Y esta, junto con otras luminarias como Isabel Tocino, que tan bien asumió su responsabilidad cuando lo de Aznalcóllar y es hoy día consejera del Santander (el banco Santander que, como es lógico, no puede tener nada que ver con la crisis) son las que han llegado a la conclusión de que la culpa de todo es de los hombres, y de que las ejecutivas y políticas corruptas, mangoneadoras e hijas de perra que llenan este país con la misma efectividad y mala leche que los varones,… no sé. No existen, o lo suyo no está mal.

Y estos son los mamones que nos gobiernan. Petra Mateos, afiliada a todo el mangoneo del PSOE y de Bono. Isabe Tocino, quintaesencia de la mujer pepera con pinta de dependienta del Corte Inglés, como dice Nur. Da igual dónde mires, elegir entre un partido mínimamente mayoritario u otro (otro día hablaré de los payasos impresentables de por aquí donde vivo ahora) es como el chiste de “susto o muerte.” Qué asco. Ahora me huele como a Chanel rancio.

Anuncios