El reparto, o al menos los que más importan

El reparto, o al menos los que más importan

Ayer Nur y yo tuvimos el día de perreo más perro que hemos perreado en mucho tiempo. Con esto quiero decir que nos vimos los episodios que nos faltaban de la última temporada de Battlestar Galactica, del 11 al final, incluyendo el pequeño especial sobre cómo se hizo (que es perfectamente ignorable). Literalmente, nos levantamos del sofa para ir al baño y para hacer el almuerzo y la cena. Del episodio 11 hasta el final de hora y media, creo. Gracias, Sybaria, por pasárnoslos 😀

 

Después de haber llegado al final de la serie, en mi opinión Babylon 5 sigue siendo mejor. Está mejor escrito, el final no se alarga innecesariamente, y no sale con polladas de última hora que no explican. Cierto es que soy de la opinión que muchas veces es mejor dejar las cosas sin explicar, que sacarse unos midiclorianos de la manga, pero en este caso… quizá es que el fuerte subtexto religioso de la serie (confirmado por Ronald Moore en el especial) ya me tenía un poco aspado, pero no compro.

Ojo, no digo que el final sea malo, en absoluto. A todo el mundo le recomiendo ver Battlestar Galactica, y creo que es de las mejores series que he visto en mi vida. Así, sin dudas. Dicho esto…

[AVISO HABITUAL: Esto contiene spoilers y tal y cual. La verdad, en tanto la serie ya hace un tiempo que acabó y a todo el mundo que le interesaba le ha dado tiempo a verla, nadie debería ponerse a lloriquear porque le cuenten el final, pero como Internet está llena de histéricas, dicho queda. Vamos a hablar del final de BSG a partir de este punto.]

El episodio final se alarga innecesariamente con un montón de flashbacks de los protagonistas mostrando escenas de su vida antes del holocausto Cylon que no aportan absolutamente nada que no supiéramos, o que importe. Sólo rellenan minutos para llegar a la hora y media de rigor. Blegh. Una vez descubrimos que los humanos llegan a la Tierra 150.000 años antes de nuestra era y se establecen ahí, vas que te matas y puedes parar. En serio. Ya sabemos todo lo que cuentan esas escenas, y lo que no sabíamos no importa.

El último corte, en el que aparecen Baltar y Caprica 6 150.000 putos años después del final de la serie, para darnos un mensaje cargado de pseudomoralina con un barniz de esperanza Disney y un subtexto de “los robots ya están por todas partes” es una completa gilipollez. ¿Baltar es inmortal ahora? ¿Por qué? Me parece bien que los Cylon sean inmortales, pero Baltar no es un Cylon.

Starbuck y su misteriosa muerte y resurrección quedan sin explicar, y todo el mundo se queda tan pichi. No es tan extraño una vez que ves el especial y Ronald Moore deja claro que hay un Dios que manda ángeles y toda esa mierda, pero ni siquiera es consistente con su propia lógica. Si hasta ahora los ángeles eran gente que nadie más podía ver, Starbuck no se adhiere a sus propias reglas. Qué va. Su Viper explota, pero Dios la pone en un Viper nuevecito con todos los datos para cumplir su misión y sin explicarle nada, porque Dios es así de capullo.  Bueno, la verdad es que el Dios de BSG es perfectamente coherente con el Dios cristiano o con Alá o con Jehová, es un perfecto soplapollas que actúa por razones aleatorias. Pues vale. Pero no está bien resuelto.

En la última gran batalla contra los Cylon aparecen un cerro de Centuriones… del modelo de la serie de los 80. El horror, os lo digo. ¿Por qué? ¿No quedaban Centuriones de los modernos y hubo que llamar a los reservistas jubiletas que no valían ni para tomar por saco?

Supongo que la diferencia principal con Babylon 5 es esta: Straczinsky lo tenía todo escrito desde el principio. No es así en BSG. Y luego cuando llegas al final, te cuesta resolverlo.

Por lo demás, ningún problema. Me parece fantástico el personaje que encarna al último cylon, y todo lo demás, amén de que la serie mantiene un nivel de suspense e interés altísimo hasta el final. Los personajes son muy humanos, incluso los robots, y eso lo agradezco. Pero estos detalles, para mí, le privan de un final perfecto.

 

 

Anuncios