Esta tarde hemos aterrizado en Barcelona procedentes de Santiago de Compostela, tras acabar el Camino Portugués, unos 120 kms en 5 días. 

Contaré más sobre el tema en breve, por supuesto, y Nur lo hará también por su lado. Hay mucho que contar, ella ha tirado en total 898 fotos, más de 1’5 GB de imágenes. Es mucho para una semana.

Lo que sí quería decir en primer y destacado lugar es una cosa: Nur tuvo una lesión en el pie desde el primer día. La cosa llegó a infectarse y con fiebre. A pesar de eso ha andado 120 kms, con subidas y bajadas de montaña, a lo largo de 5 días con jornadas muy largas, y no sólo no se rindió, sino que supo ser un ejemplo de ánimo, de buen humor, y de no dejar de cantar, de reírse y de entusiasmarse con todo. Me has enseñado muchísimo en este viaje. Te quiero y te admiro un montón, preciosa.

Hernán y Babi, si leéis esto, muchas gracias por los ánimos en la última etapa 😉

Y por supuesto, muchas, muchísimas gracias al sin par camarada sectario Pedro, que insistió en acogernos en su casa, fue un guía excepcional por esa preciosidad de ciudad que es Santiago, y también fue la mejor de las compañías cuando nosotros, como compañía, no valíamos una mierda por el cansancio y demás. Ya sabes donde está tu casa cuando visites Barcelona, campeón. Tenemos pendiente volver al Pepa A Loba cuando no estemos agonizando. 

Como decía, hay mucho que contar. En breve.

Anuncios