Acabamos de volver de Granada, mi abuelo ha sido incinerado, y todo ha ido bien. Los funerales son una cosa más triste y desgarradora en función de lo natural que se nos hace que la persona haya muerto. Si alguien muere con 28 años, nos entristece y rompe porque de algún modo nos parece una aberración antinatural. Si alguien se muere con 98 años como mi abuelo, es algo normal y casi un alivio. Los años pueden ser una carga muy pesada, y mi abuelo tenía muchos.

Mi preocupación fundamental era mi madre, y lo sobrelleva con normalidad, con lo que todo fue mucho más fácil. El velatorio y la cremación fueron breves y sencillos, con algo de pena pero sobre todo alivio porque sólo pasó unos días malos antes del final. Vecinos, familia y amigos estuvieron allí, y se cumplieron trámites y formalidades. Mi madre hace planes que no podía hacer por cuidar de mi abuelo, y eso es bueno.

Agradezco a todos los muchos mensajes que habéis enviado de apoyo, y que siempre me han reconfortado. Gracias a Rapun por llamar a mis padres (lo apreciaron muchísimo) y ofrecerse de corazón a ayudarles en lo que hiciera falta. Gracias a la Hereje y su chico a los que dejamos colgados aquí el mismo día que llegaron de visita, y que nos han recibido con el mantel puesto y una comida exquisita.

Sobre todo gracias a Nur por estar ahí en todo momento, hacer un viaje que no tenía por qué hacer, y cuidarnos a mis padres y a mí con todo el mimo que es capaz de dar. Te quiero mucho, muchísimo, preciosa.

Y ya está: la vida sigue y este blog reanuda su programación habitual. Que probablemente será escasa, porque he conseguido tener ocupados todos los días de este mes de febrero (a partir de mañana) y parte del de marzo, bien en una jornada de mañana que me hará levantarme a las 5:00, bien en una de tarde que me obligará a llegar a casa a partir de las 23:00, con lo que casi no veré a Nur. Y como mi cliente ha cogido todos los viernes como jornada de tarde, nada de viajes de fin de semana. Será un mes durillo, pero valdrá la pena, son más de 100 horas de formación sólo con este cliente. Y ya tengo nuevos proyectos para marzo en adelante. ¿Crisis? Ya veremos.

Anuncios