Hay un locutorio al lado de la casa de mis padres, que es donde me he conectado a mirar el correo y todo eso. Las reuniones familiares están bien y eso, pero inevitablemente ciertos temas afloran y ya cansa escuchar las mismas discusiones mil y pico veces repetidas. Probablemente sea parte del ritual, pero yo no lo pillo.

De modo que me vengo aquí, y miro el email que se acumula y se acumula y constato que en las listas de correo en las que tomo parte la vida sigue más o menos igual: las discusiones en estas listas tienden a seguir un ritual preestablecido, y los desenlaces (o la falta de ellos) siguen un curso perfectamente predecible. En general, sabes lo que la gente dirá y cuándo se acabará el hilo.

A mi alrededor, la gente llama a sus familias en países lejanos, y siguen un discurso que es esencialmente predecible. Al menos en los que hablan un idioma que puedo entender.

Esta mañana estuve dando una vuelta por el centro para ir a visitar Dune, y veía a la gente hacer compras. En general, todo el mundo se apiña en los mismos sitios comprando las mismas cosas, y haciéndose las mismas preguntas los unos a los otros: “¿Qué le compro a la Antoñita Mari?” “¿Qué crees que le gustará a mi padre?”

Mi hermano juega siempre al mismo juego, con distinta consola y con diferente título. Joder, la gente se compra el FIFA nosequé cada año a pesar de que es el mismo puto juego sin parar.

Si piensas sobre esto, te das cuenta de que el ritual es una parte muy importante de nuestras vidas, para cualquier cosa. Queremos que las cosas sean predecibles y conocidas: la gente se pone muy nerviosa si no puede hacer su desayuno habitual. La mayor parte de interacciones parecen estar hechas a base de clichés. Nos gusta. Vamos siempre a los mismos bares, tenemos más o menos las mismas conversaciones, frecuentamos los mismos círculos…

Cabe preguntarse por qué, entonces, tantas veces nos encontramos insatisfechos con la rutina, y hablamos de que necesitamos cambiar. En la práctica, esto suele ser algo como “quiero una nueva rutina.” Pero ahí está.

No tengo una respuesta sencilla para esto, pero me gustaría saber vuestra opinión. En todo caso, permitidme seguir el cliché un poco más, y desearos feliz Nochebuena y buenas fiestas a todos.

Anuncios