Dios, qué susto mirar el banco cuando no cobro las facturas pendientes hasta final de este mes. No debo volver a hacerlo.

Anuncios