Hace años que vivo con Barbián. En esos años, Barbián ha dormido a mi lado, o literalmente sobre mí, o cerca de mí, muchas veces. Muchas.

Desde que está en Barcelona, Barbián ha empezado a roncar. Qué cosa más mona.

Anuncios