"Intentarlo es el primer paso hacia el fracaso"

"Intentarlo es el primer paso hacia el fracaso"

Se suena los mocos con un pañuelo. Espero pacientemente. Ahora hay que dar espacio, algo de distancia.

– Bueno, ¿y qué? – pregunto tranquilamente.

– ¿Y qué, de qué?

– Pregunto que qué pasa, que por qué es tan grave. – Me mira con un poco de pasmo. Pues para eso pagas, nena.

– Joder, porque yo tenía un proyecto de vida con él, y queríamos hacer cosas y eso no va a poder ser ahora y… – Se está aturullando. Hay que pararlo.

– ¿Y qué? ¿No tenías proyectos de vida cuando eras pequeña? ¿Qué fueron de ellos? ¿Qué querías hacer en el instituto? ¿Cuando eras adolescente? – Empieza a sonar “When you were young” en mi cabeza. Extraño. – Díme qué querías hacer de mayor cuando estabas en el instituto.

Piensa un poco. Eso es bueno.

– Quería ser jugadora de ese deporte que hacía en el instituto. Se me daba bien. – Sonríe un poco, y le reflejo la sonrisa, quiero que le dure el recuerdo y se sienta bien.

– Y no lo eres. No te dedicas profesionalmente a eso. Eso debe convertirte en una especie de fracasada, supongo.

Ojos muy abiertos, expresión en blanco.

– Claro, fíjate, llevas fracasando toda la vida. Fíjate qué cantidad de proyectos has deseado y no has concretado. Bueno, igual que todo el mundo. Yo de pequeño quería ser astronauta y periodista. Y no soy ninguna de las dos cosas. Supongo que eso me convierte en un fracasado, aunque me alegre de ser lo que soy. Al menos según esa definición que manejas, ¿no?

– No, no es lo mismo… – empieza a protestar -. No va a ser lo mismo.

– ¿Ah, no? ¿Y cuál es la diferencia entre un proyecto y otro? ¿Por qué unos te hacen un fracasado si no los consigues y otros dan igual?

No sabe bien qué contestar, duda.

– ¿Es quizá porque se trata de una relación sentimental, de una relación de pareja?

Se agarra a ello, asiente.

– Claro – me dice, una cierta convicción en la voz -, los proyectos sentimentales no son como los laborales.

– Claro, claro – sonrío, porque voy a dar la puntilla a una idea y eso me encanta – pero tú has tenido otras relaciones de pareja antes de esta que finalizaron, ¿no? Y no parece que pienses que eres una fracasada porque esos proyectos no fructificaron. ¿Qué hace a una relación de pareja más especial que otras?

– No… no lo sé.

– O sea, que no parece haber una razón por la que esta relación de pareja sea diferente de las otras, ¿no? Y si superaste esas sin morirte, ¿por qué va a ser diferente esta vez? Y además, todos tenemos relaciones de pareja que no salen adelante, así que todos somos unos fracasados desde que empezamos a tener relaciones en la adolescencia. Todos. Todos somos unos fracasados. ¿O no? Pero si todos lo somos, entonces nadie lo es, ¿no es cierto?

Fracaso es la opinión de otras personas respecto de cómo deberían ser las cosas. El fracaso no existe.


Anuncios