Una persona cercana a mí sufre un Igor en su trabajo.

Igor es un término acuñado por Rapunzell. Designa, en pocas palabras, a cualquier persona en una empresa que, además de ser gilipollas terminal, tiene un puesto en el que manda algo, por poco que sea. Lo de Igor viene porque no suele ser el gran jefazo, sino que suele ser más bien un mando intermedio, que tapa su incompetencia ante los megajefazos esparciendo mierda como un ventilador en el fondo de un váter. Hijos de puta frustrados que tratan de compensar las carencias de su puta vida obteniendo una mínima sensación de poder y control de la gente que les padece en el curro. Y de competencia: de esa competencia y habilidad que, en el fondo, ellos saben que no tiene.

Yo he padecido un Igor, y fue de las peores cosas que me han llegado a pasar. Nunca sabes lo que eso hasta que te toca uno. Ser freelance y no un empleado suyo no me ayudó gran cosa, me temo. Con lo que sé ahora el trago sería más liviano, qué duda cabe. Pero es lo malo que tiene esto del tiempo lineal, que las cosas las sabes cuando las sabes, y no siempre cuando te haría falta saberlas.

Una persona cercana a mí sufre un Igor en su trabajo. Y, como me sugirió un amigo hace ya tiempo, me gustaría ir a la salida de su trabajo, averiguar cual es su coche, y quemárselo. Porque, dado que esa persona y yo estamos muy cerca, carezco quizá de los recursos y autoridad para ayudarla como quisiera.

Eso es frustrante, muy frustrante.

Hoy he parado. Después de capear ayer un marrón de última hora, un curso de inglés que dará mejor una amiga mía que yo, puedo decir que la tormenta ha pasado.  Y al poder parar, puedo pensar. Y al poder pensar, me golpea de pronto la idea de que, joder, en septiembre – octubre me voy 600 kms más allá. De que esta semana he estado hablando de espacios, de muebles, de usos para los cuartos… de que me piro.

Hay cosas que las sabes, pero no te das cuenta hasta que no lo interiorizas y aceptas la idea. Y a mí, ahora que he dejado de ir corriendo a todos sitios y puedo dormir un número de horas decente, me acaba de pasar.

Como dijo un gran amigo mío:

Mira, esto solo te lo puedo decir a ti, porque lobo conoce a lobo
We are born to rule the earth, but no need to overstretch it

Anuncios