Estos días la vida se reduce a poca cosa: levantarme desorientado, ir a dar un curso, facturar y preparar la puta declaración de la renta. Y viajar, claro. Esta es una semana sin maletas, la primera de este mes, y la última. Go me.

Anuncios