Si alguna vez he leído un alegato más contundente en contra del cine gafapasta, no lo recuerdo. Sublime.

Anuncios