Angus, el personaje de Jambri en mi partida de La Llamada de Cthulhu es un ex-jugador de élite de rugby, con una complexión a tono. En este momento está en la cocina del vagón restaurante del Orient Express, tratando de “persuadir” al chef de que les de todo el ajo que haya a bordo del tren. Cosas de matar vampiros. A continuación se desarrolló un verdadero diálogo de besugos entre un chef furioso por el desaguisado que los jugadores hicieron en su cocina persiguiendo al vampiro y el personaje de Jambri, que acabó con éste blandiendo un machete contra el chef, que le tiraba botellas de vino (78& en Lanzar, el chef era un ninja), mientras acababa gritando cosas como:

– Dame los malditos ajos. ¿Quieres que te compre los ajos? Te compro todos los ajos del tren. ¿Quieres dinero? – mira sus bolsillos – Mierda, no tengo dinero… ¿Qué más te da? Son sólo ajos, no se trata de tu madre. ¿POR QUÉ NO QUIERES DARME LOS AJOS?

Angus después entra en el coche – salón del Orient Express con un revisor inconsciente al hombro, cubierto de racimos de ajo y con un machete tamaño king size en la mano. Se desencadena el pánico

– Por favor, cuelguen estos ajos en las ventanas y puertas del vagón. Y por lo que más quieran, no los quiten NUNCA.

– ¿Monsieur, está secuestrando este vagón?

– (Casi al borde de las lágrimas) ¿Por qué no pueden complacerme? Por favor, complázcanme. He tenido una noche muy dura.

Volviendo a casa, tras la partida:

Claro, podríamos conseguir el objeto mágico y que Angus lo usara, para convertirse en un ser de poder sobrenatural, que podría ir por el mundo Y ROBARLE SUS AJOS A TODA LA GENTE. Iría por el mundo diciendo a la gente DAME TUS AJOS.

Por cosas como esta, Horror en el Orient Express es una de las campañas más divertidas que he arbitrado nunca. Sin embargo, Jambri ayer llevó el histrionismo de verse acorralado por un monstruo milenario en un tren a nuevos niveles. Congratulations, champion.

Anuncios