– ¿El Sumo Sacerdote también tiene concubinas? – pregunté

– No lo sé. No sé lo que es una concubina, ni sé lo que se puede hacer con ella en el baño. Yo creía que era una esponja.

– El asombroso viaje de Pomponio Flato, Eduardo Mendoza.

Anuncios