Je.

Ahora que se ha solventado satisfactoriamente el tema de mi casera actual, surge otra cosa. Bueno, surgió ayer, pero tanto da.

Mi ex – casero no sabe que me he ido, por no sé qué cláusula del contrato que penalizaría a mis compañeros si uno se va sin dar un preaviso determinado. Así que quedamos en que ellos avisarían al casero cuando tuvieran sustituto para mí. Solucionado, en apariencia.

Pues ayer me llama el ex – casero, más cabreado que un mono, porque estamos a 15 y no ha cobrado el alquiler, y por lo visto los únicos meses que ha cobrado el alquiler a tiempo han sido los meses que he estado yo y me he ocupado del tema, que me llama a mí porque soy un tío formal y porque los otros no le cogen el teléfono. Y yo haciéndome el sueco – qué adecuado – y diciendo que claro, que este mes no me tocaba a mí, porque yo he viajado mucho y tal…

Hablo con el Pelúo y me dice que la nena va a hacer el ingreso ese mismo día, y que una nueva compañera de piso entra este sábado. Después de eso, qué cosas, no consigo contactar con ellos de nuevo.

¿A que es apasionante mi vida?

Anuncios