Gracias a todos los que vinieron a ayudarme con la mudanza este fin de semana y convirtieron lo que usualmente es un puto coñazo de experiencia en casi una fiesta. Mis compañeros de piso (ahora ex) y mi actual compañera de piso se quedaron pasmados con la eficiencia del personal. Y sólo cobrando en birra, oye.
Así que gracias a Mario, Multimaníaco, Eleder, Tanis, Jambri, Fantine, Keller y, por supuesto, siendo mudanza, a Eärendil. Sois los mejores, y os estoy muy agradecido. Mención especial para Jambri, Eär y yo mismo, que conseguimos sacar la cama canapé asesina sin que nos matara, por una puerta por la que se supone que no cabía. Con un par de cojones, y sólo un pequeño roto en el yeso de la esquina. Esquina, que, según Jambri, oculta a un señor emparedado en mi dormitorio. Hay un espacio tabicado como de medio metro de ancho en mi cuarto que no hace absolutamente nada.
Para celebrarlo, al día siguiente me cargué a dos personajes (casi 4) en la partida de la tarde. Lo siento, chicas. Sacrificios propiciatorios y tal. Hacía tiempo ya de una de esas ráfagas.
Ayer también me llevé a Barbián a casa. Como era previsible, no está nada contento, y esta mañana casi me saca un ojo al darle el antibiótico. Poco a poco, espero que se irá adaptando.
Anuncios