El creador de Dungeons & Dragons y del hobby que tantas cosas buenas me ha dado ha muerto hoy, a la edad de 69 años. Descansa en paz, Gary. Muchas gracias por todo.

La guinda negra en un pastel de mierda. Ahora, a por la cuchara.

Anuncios