Aquàme estoy perdiendoSi estás leyendo esto, yo ya debería andar por donde la foto (de hecho no es cierto, porque el post se habrá publicado a la hora a la que el avión debe llegar a Gatwick, pero os hacéis una idea). Estaré husmeando por la capital del Imperio Británico hasta el día 29. No sé si tendré o no acceso a Internet (mi idea es no tenerlo pero no se sabe), de modo que en principio no habrá movimiento por aquí hasta esa fecha.

Si alguien quiere un souvenir, que lo pida. Probablemente no le haré caso, pero oye. Nunca se sabe.

Me hace mucha ilusión este viaje, y hace mucho que lo espero. Quiero descubrir más cosas yendo aquí. Quiero reencontrar un lugar secreto para mí, en esa ciudad. No es lo que planeé, pero las cosas no son como planeas, y cambian. Y eso no tiene por qué ser malo.

Londres es un lugar con magia, porque está en el corazón de muchas de las historias que he leído y por las que he llegado a ser quién y lo que soy, para bueno y para malo. Qué le vamos a hacer. Conocí una vez este sitio con la persona que más he amado, y un trozo de mí se quedó ahí. Me prometí que volvería. Las cosas han cambiado, pero no lo bastante.

Ahora vuelvo a Londres, y todo es igual y todo es distinto. Pero me gustará visitar de nuevo sitios en los que estuve, y descubrir otros donde nunca he estado. Londres da para pasar varias vidas explorando. Sólo tengo una, pero no veo razón para no invertir una parte en esto, aunque el objetivo no vaya a cumplirse.

Anuncios