Y allí recibí mi herida: porque el hombre que huye de lo que teme acaba comprobando que sólo ha tomado un atajo para enfrentarse a ello.

– J.R.R. Tolkien, Los Hijos de Húrin
Anuncios