Pues ya está. A no ser que pase algo extremadamente apocalíptico, en febrero estaré de mudanza. Puta mierda y qué alegría. Pero una cosa menos.

Hoy el jefe ha dado el visto bueno a la memoria del proyecto. Faltan cosas por añadir, por pulir, formato que dar, gente que perseguir, pero ya está aprobado lo esencial. El año que viene quiere volver a contar conmigo. Mi primer proyecto en la cosa pública. Una cosa menos.

Me están llamando de varios sitios para proyectos de curro. No creo que esté parado en febrero, por más ilusión que me hiciera no currar. Una cosa menos.

Deprisa, deprisa.

Anuncios