Creo firmemente que los propósitos de Año Nuevo  (o con cualquier fecha diferida, en realidad) son una manera de retrasar aquello que querríamos hacer si no costara algo de esfuerzo, y que podemos posponer convenientemente para acabar no teniendo que hacerlo. Si queremos hacer algo de manera distinta, hay que empezar a hacerlo ahora.

A partir del año que viene se acabaron los propósitos de Año Nuevo, o con fecha diferida.

Anuncios