Ayer por la noche, en casa de Moriarty.

El agente doble enemigo mantiene a una mujer de rehén a punta de cuchillo. Trata de negociar una salida. En un momento sacado justamente de Firefly, Tomber hace un disparo difícil cortando al malo en mitad de la frase, los dados acompañan, y el agente enemigo se desploma como un fardo, un redondo agujero en su frente, mientras la rehén mira a Tomber con los ojos desorbitados, sin creerse lo que acaba de pasar. Tomber tiene una sonrisa como una raja de sandía.

Tomber: ¿Ves, ves? ¡Llevo años jugando a Mutantes para este momento!

Yo también juego para eso. Para poder ver a mis amigos ser como Malcolm Reynolds de vez en cuando.

Anuncios