Más jaco, que no decaiga.

Esa es una expresión en inglés que viene a significar “haciendo algo eficazmente”, más o menos. Ni idea de dónde ha salido.

Pero es más o menos como me siento desde que ayer le puse más RAM al portátil, con el único objetivo de poder instalar The Burning Crusade. Véase el diagrama adjunto.

Oye, que diferencia. Es la primera vez que paso volando cerca de Stormwind (la capital del reino de los humanos en el juego) y no empieza a congelarse todo mientras mi portátil trata desesperadamente de mantener el tipo. Y fracasa.

Al contrario, vuelo suavito y sin incidencias. Se acabó el levantarse del ordenador e ir a ponerse un café mientras el ordenador se para un rato porque tu montura está pasando cerca de una ciudad. Lo cual es genial, porque este es un juego en el que pasas mucho tiempo volando de un sitio a otro y viajando mucho. Y a las ciudades hay que ir cada tanto para vender cosas, comprar cosas, y entrenar. Así que eso que gano.

Lo malo es que no pude instalar la expansión ayer, por falta de espacio en uno de los discos duros, y porque la opción de comprar una clave directamente desde la web del juego está deshabilitada. Mi idea era usar los DVDs de Rapun y comprar la clave online – pero no pudo ser. Eso quiere decir exactamente que me tengo que comprar la cajita de los huevos para poder instalarlo. Menos mal que lo venden hasta en el Vip’s al lado de mi casa.

Y en breve – 3 niveles más – mi guerrero CianBrule atravesará el Portal Oscuro, para ir valerosamente donde ningún calvo ha llegado jamás, matar más que nadie, saquear más que nadie, y no dejar un sólo rincón del mapa sin descubrir. Se le va a encoger el ojete a Illidan cuando me oiga llegar.

EDIT (25.10.07): Tras una enorme cantidad de parches descargados, la instalación del juego ha concluido. BWAHAHAHAHAHA.

Anuncios