Después de este fin de semana, me he reconciliado con los roles en vivo. Un montón de gente hemos estado el sábado y la mitad del domingo haciendo el pirata, y desde luego ha sido genial. Y además ha sido el primer rol en vivo de estas características al que Rapun y yo hemos ido juntos. Bonus por ello.

Desde el sábado por la mañana hasta el domingo al mediodía he sido un comerciante holandés, sinvergüenza, putero, enamorado perdidamente de una chica gitana (que luego, cuando ya había conseguido que su padre me diera una posibilidad de casarme con ella, descubrí que era lesbiana), agente encubierto de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, putero, en multitud de problemas con un montón de gente (su ex – mujer entre otros),… vaya, una tonelada y media de diversión de personaje. Las frases más repetidas por mí en este fin de semana fueron:

  1. Tengo un negocio para tí.
  2. La fortuna se mea en mi boca abierta (cada vez que pasaba una desgracia, que no fueron pocos).
  3. ¿Sabes?, yo lo único que quería cuando me levanté por la mañana era echar un polvo.
  4. Es que yo pienso mejor con el depósito vacío, no sé si me entiendes. Vamos al burdel.
  5. Por eso prefiero a las mujeres pagando, no te dan esa clase de disgustos.

Lo dicho, una fiesta. Fue maravilloso jugar con Rapun y oírla con ese acento francés llamarme “mi holandés comegciante, mi mejog cliente” (y con lo que me gasté en fulanas, ya puedo serlo). Eres la mejor, peque. Y fue divertidísimo jugar con Moriarty, Tomber, Fahss y Athair como el Capitán Fierro y su tripulación (¡AAAAARRRRRR!), las chicas del burdel de Berta, los gitanos de los Petulengro…. y para colmo, mi personaje acabó teniendo un final bastante feliz: lo único que no se llevó fue a su amada Violeta, pero acabó rico, patrocinando a dos exitosos capitanes (y el burdel), y probablemente llevándose una medalla de la compañía. La guinda del pastel: decirle al barón Samedi a la cara por dónde se podía meter su propuesta comercial.

EDIT: Así mismo, acabé conspirando con una comentarista de este blog, que sabía quién era yo, pero no dijo nada hasta que no le pregunté su nombre real. Un beso, Duraglar, y gracias por las falsificaciones. 😉 

En otro orden de cosas, el proyecto en el que estoy arranca por fin. Mañana a primera hora me reúno con la gerente de la agencia, y nos ponemos en marcha, habiendo acabado la planificación previa. Ya iba teniendo ganas.

Y una reflexión: la gente a la que quieres puede ser muchas cosas para ti, pero una de las mejores que pueden ser es un espejo. Un espejo, limpio, nítido y claro, en el que te reflejas de manera descarnada y tienes que verlo todo, te guste o no. Esa es la gente que te ayudará más a ser aquello que tienes que ser.

Anuncios