Necesito unas vacaciones para recuperarme de estas vacaciones, tanto del viaje a Granada como del viaje a Barcelona que acaba hoy. Tengo la sensación de estar borracho de vacaciones, por lo que me vuelvo a casa a dormir la mona pertinente hasta el mes que viene, a ver a mis gatos, y sobre todo, a achuchar a Rapun.

Cada uno tiene sus vacaciones ideales. Se pueden tener de no hacer nada, o de hacer de todo. Días de siesta e inmovilidad o días de millones de minutos de un lado para otro, apiñados como granos en un silo. Yo creo que puedo disfrutar de muchos tipos diferentes, pero admito mi preferencia por las vacaciones en las que uno invierte 3 veces más energía que en su vida regular. Es un extraño ciclo de consumirte y renovarte, o algo así, en línea con lo que decía el otro día. Quemo lo que me quedaba de antes de las vacaciones, lo agoto y lo saco de mi mente, para empezar limpio.

 

Como me gusta usar música para todo… un resumen de las dos últimas semanas es esto.

 

Gracias especiales y por encima de todo a Rapun, por esos días en Granada, y por hacer la Alhambra distinta, y pegarse ese palizón de andar. Mil gracias a Dile y Barachan por la hospitalidad en Barcelona: sois los mejores anfitriones del mundo. Gracias a todos los demás por la parte que os toque: cada uno conoce la suya. It’s been a hell of a ride.

Ahora, a dormirla.

Anuncios