En efecto, tu organismo te da sorpresas. Por ejemplo, decidir que vas a tener fiebre y dolores musculares y de garganta. Una cosa más.

Bueno, hoy tenía una reunión y la he suspendido. No puedo decir que no obtenga un perverso placer de ello.

Anuncios