Mi organismo de vez en cuando me da sorpresas.

Hace unos años, si bien tenía en algunas cosas más aguante que ahora y en otras menos, era todo mucho más predecible. La privación de sueño, o las resacas, o cosas así, se comportaban de manera regular y predecible. Si me pegaba dos noches seguidas sin dormir, sabía de qué manera mi rendimiento se iba a la mierda. Ídem con las resacas.

Bueno, pues eso ya no es así. Un viernes me voy de cervezas, habiendo dormido 8 horitas, descansado y tal, y a la medianoche se me empiezan a cerrar los párpados, pasando dos horas de infierno luchando contra el sueño hasta que me vuelvo a espabilar. Si consigo espabilarme.

Pero por el contrario, si llevo una semana durmiendo 4 horas o menos, hinchándome de beber cada día, yendo a matacaballo de un lado para otro, tengo muy poco problema en aguantar despierto y seguir adelante un montón de días. De hecho, aunque que debería dormir, aunque debería estar cansado, no duermo. Mi cuerpo me da señales contradictorias.

Pero lo contrario es cierto también. A veces mi organismo se comporta como debería. A veces no. A veces paso una tensión extrema sin señales. A veces el estrés ligero de una temporada fuerte de curro me descompone el estómago y las excursiones al WC parecen el viaje de Apocalypse Now. No sé cuáles son las razones. Tampoco es que me importen mucho, pero los fenómenos extraños no pasan por mi lado sin que les pinche un poco con el dedo. Tendría gracia que hacerse mayor no consistiera en perder fuerzas, sino en no saber cuándo las tendrás disponibles, y cada vez que sales de marcha es una ruleta rusa.

Pero ya va quedando poco. Miro el contador de cuenta atrás que hay en la columna de la derecha, y ya falta tan poco….

Teletipos:

1) La Hereje vino esta semana y pasó unos días aquí. Fue una experiencia buena, muy buena, un prodigio de síntesis y de segundos exprimidos, sin una palabra de más ni un gesto desaprovechado. De modo que para resumir el fin de semana, podemos decir que ha sido como See the lights:

y a la vez como Hypnotized, quizá si cambiamos el aspecto gótico del tema. Mi casa no parece un burdel de vampiros, gracias. Pero manteniendo la clase.

EDIT:  Supongo que no queda lo bastante claro. Que la Hereje estuviera ha sido una parte de lo bueno que ha sido el fin de semana. Como en una pistola: martillo, detonante, bala. Bang. 😉

2) He empezado la Gran Limpieza Anual que llevaba un tiempo diciéndome que iba a hacer, aprovechando que al final hoy no hemos tenido partida de rol por enfermedad súbita. Como hay cosas que intimidan más que otras, he empezado por los CDs y DVDs que tenía pendientes de grabar y clasificar. Craso error. 😛 Me podría haber dedicado a contra granos de arena en la playa. Pero de ahí salen esas dos canciones que me han resumido el fin de semana (no me acordaba que tenía la discografía de Simple Minds), y algunos experimentos estrambóticos que han hecho que los gatos salgan corriendo a esconderse en un rincón de la casa.

3) La vencida.

4) El lunes tengo una reunión de un proyecto de selección que espero acabar, y probablemente me endiñarán más trabajo para julio. Es posible. No se sabe. Rezaría para que lo pospongan a septiembre si creyera que sirve para algo. No quiero más trabajo ahora, pero necesito pasta. Además, esta semana tengo que preparar un curso de 5 días para el que mi cliente dijo que me iba a dar el material preparado. Me ha dado 17 diapos de PowerPoint, y me ha dicho que a ver si entrego un manual. Adoro la empresa pública.

5) Por el culo….

6) Obispo, dime cuándo vas a mudarte para que bajemos a echarte una mano. Y a hacer lo que hay que hacer. No, Obispo, Tino Casal esta vez no tiene nada que ver con eso.

7) Enanitos.

Sed buenos.

Anuncios