Sí, es sábado y no viernes. Denunciadme.

Hoy traemos a Billiy Idol, en dos canciones que me gustan enormemente. Una es suya y otra no. La primera es una versión del clásico de los Simple Minds Don’t You Forget Me, que debería ser un himno nacional o algo así.

La 2ª es una canción de las que le hicieron famoso en los ’80: Shock to the system. No sé si la he puesto antes aquí, si es así, da igual. Es un futuro en el que a una parte de mí le gustaría vivir. Y en Pamplona vi sitios que me recordaron a este vídeo.

Sí, ha sido breve y sin explicaciones, pero me voy de cervezas y esto es lo que hay. Sed buenos y pasadlo bien.

Anuncios