Hoy me han entrevistado para el proyecto más pintoresco de todos los que he hecho. Y no, no es, tal y como me ha sugerido Rapun al llegar a casa, gestionar los RRHH de un burdel.

Se trata de auditar la calidad de servicio en hoteles. La consultora que me ha propuesto el proyecto tiene su propia metodología, por lo que no es necesaria la formación previa, ellos te forman. ¿Y en qué consiste el trabajo?

En ir a hoteles y estar por allí, tomando notas. Alojarse en los hoteles y preparar unos informes según un procedimiento estándar. Y luego cobrar bastante majamente.

Te vas una semana de lunes a viernes a una zona, y te alojas en unos cuantos hoteles. En algunos tienes que evaluar más cosas que en otros, pero básicamente se trata de parecer un turista más, y valorar cosas como la comida del hotel, el servicio, los masajes, las instalaciones deportivas…. Depende del hotel. Como mucho, dos semanas de trabajo. No es tampoco tan chulo como puede parecer: al principio es bastante dedicado, hay que estar atento a muchas cosas, y se come más tiempo. Pero no es de lo peor que te puede salir.

Me han dicho que me contestan mañana, porque el tema les urge bastante. Creo que he causado buena impresión, y la verdad es que con todas las historias de estos días, me vendría bien algo de curro en junio para redondear el verano. Si me dicen que sí, empezaría la formación la semana que viene, para estar listos en junio como muy tarde.

Una cosa estupenda es que probablemente la primera semana de trabajo la pasaría por la zona de Barcelona. Ya andaba un tiempo buscando una ocasión para ir por allí de visita, y sería redondo si, además, me pagaran por ello.

Tengo un cerro de proyectos en marcha, pero todos parados. Aún así sigo moviendo propuestas, y van saliendo cosas, pero cuanto más se acerque el verano menos probable es que algo salga, porque las empresas a partir de junio dejan de pensar en algo que no sea en sus vacaciones. Probablemente, me encontraré con otro pico de trabajo a la vuelta de verano.

Y Max, mi colega londinense, me ha venido con una propuesta inesperada en verdad. Como tantas otras cosas, es muy probable que mañana sepa más del tema. Más material para pensar.

Os dejo con una canción de la que tengo un recuerdo muy especial: The Fly, por U2. No dejéis que las gafas de Bono os engañen: tiene más chicha de lo que parece.

Anuncios