Génesis, cap. 25, versículo 27 – 34:

27 Y crecieron los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo; pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas.

28 Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob.

29 Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo, cansado,

30 dijo a Jacob: te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom.

31 Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura.

32 Y Esaú alzóse sobre sus dos pies y le asestó tal patada en los huevos a su hermano que Jacob echó espuma por la boca. Y con voz clara le dijo:

33 Coge tus putas lentejas y métetelas por el culo, mamón sin dignidad. A ver qué coño te has creído. Y le volcó el puchero de lentejas por lo alto.

34 Y con esto, Esaú, aún cansado, cogió su arco y se fue a buscarse la comida.

La Biblia está llena de idiotas sin cojones que se dejan mangonear. Esta versión me gusta bastante más. Menudo chorizo es Jacob.

Anuncios