Rapunzell y yo estamos viendo Prison Break. Creo que la están emitiendo estos días por ahí. Yo la estoy viendo en inglés subtitulado. Es una excelente serie. ¿Por qué?

En primer lugar, me gusta porque tengo debilidad por las pelis y series de robos, fugas,… de planes, en definitiva. Me gustan las historias en las que la planificación es importante, porque a menudola historia es inteligente y sorprendente. En Prison Break hay de eso a cascoporro.

En segundo lugar, me gustan los personajes. Todos. Hasta ahora no me encontrado con ningún cliché inaguantable. Los buenos, los malos y los regulares.

En tercer lugar, pasan cosas todo el rato. No hay episodios de relleno. Es como un bisturí. Hay un progreso constante de la historia.

Así que, amiguetes, el Emperador os recomienda Prison Break. Sin reservas. Y una vez más, vemos que se pueden hacer las cosas bien incluso en un medio como la TV. No tenemos por qué tragar con mierda “porque eso es lo que hay y es lo que la gente pide.” La gente no pide eso, y si le das otra cosa te responde. La gente consume mierda porque nos han convencido de que no hay otra cosa, y que eso es lo que uno quiere ver cuando llega cansado del trabajo, y chorradas parecidas. Así a los ejecutivos de TV les resulta fácil llenar las programaciones y luego vendernos la excusa de que eso es lo que queremos. No es así. Y si somos lo bastante listos como para no consumir basura porque es lo que hay, y buscamos alternativas, acabaremos recibiendo cosas mejores, en vez de ver a la última guarra sifilítica “debatiendo” en el programa rosa de turno si llevaba piercing en la lengua o no mientras se la comía al famosete de turno.

Anuncios