La razón definitiva.Ya sabéis a qué me dedico cuando los candidatos que tenían que entrevistarse conmigo no aparecen, o cancelan sus entrevistas. Los cabrones.
Bueno, no sólo a eso. A veces fantaseo con la idea de disecarles con un soplete, o prohibirles trabajar nunca.

En cualquier caso, la belleza siempre consigue ponerme de buen humor. Siempre. Lo cual explica en buena medida por qué me cuesta tanto estar de mala leche cuando ando cerca de Rapunzell. Las cosas hermosas apaciguan mi espíritu.

Siempre me ha parecido asombroso cómo ciertos tipos de belleza son más aceptables que otros. Si te gusta admirar la puesta de sol sobre la Alhambra, eres un tipo sensible. Si te gusta admirar cuerpos desnudos de mujeres / hombres, eres un guarro y un salido.

Nunca he entendido por qué un paisaje es más estético que un cuerpo humano hermoso, ni por qué la apreciación de uno es mejor que la de otro.

Pero me gusta esta foto. Me da buen rollo, no sólo que la chica esté muy bien.

Anuncios