En primer lugar, me gustaría llamar vuestra atención sobre la barra de enlaces, en el apartado de Blogs de Interés. Allí podéis encontrar, el primero por orden alfabético, el blog de mi buen amigo y excepcional persona, Mr. Guiyotinne.

Puesto que, para mi pasmo eterno, además de mi novia tengo lectores veteranos en éste mi blog, ese nombre será familiar para algunos de los que pasan por aquí. Para aquellos que no le conozcan, es un personaje de cuento hecho carne, en el mejor de los sentidos que se puede decir esto. Nunca deja de sorprendernos a los que tenemos el buen gusto de conocerle, y su blog es un lugar que merece la pena visitar.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En otro orden de cosas, me caigo de sueño, parcialmente gracias a Igor, el paralítico cerebral que menciona Rapunzell en su blog (ver barra lateral). Este mongolo parece ser el desarrollador de la fantástica jornada intensiva de verano, que consiste en que mi chica entra todos los días a las 8:30 en vez de a las 10:00, pero sólo salen a las 15:00 tres de los 5 días, con lunes y miércoles saliendo a las 19:00 como siempre. Al final acaban siendo menos horas / semana que antes, pero sigue siendo inenarrablemente estúpido. Ella acaba por levantarse media hora antes, y trabaja una hora y media más de lo normal en esos días, de modo que no parece que tengas una jornada intensiva de verano. Pero claro, el que diseñó ese horario es Igor, y Igor vive muy cerquita de su lugar de trabajo, con lo que probablemente a Igor no le molesta mucho el tema.

Cabrón. No ardieras.

Rapun menciona que tiene que buscarse la forma de ser freelance otra vez, y creo que sí, que así es. Cuando ella empezó a trabajar en ese lugar me alegré, y me sigo alegrando, porque creo que la experiencia es buena en cualquier caso, del mismo modo que pasar por el departamento de RRHH de una empresa grande y luego por una consultora como Zimbabwe o PerryKlein ha sido bueno para mí, aunque no volvería a hacerlo jamás. Pero a medida que me iba contando cosas acerca de ello, me mostraba más y más que, en realidad, la asociación en la que curra es una empresa, ni más ni menos. No es la peor empresa, ni se toman decisiones especialmente absurdas dado lo que he visto y conozco. Es una empresa normal, que se gestiona de la manera normal. Pero empecé a figurarme que Rapun no tardaría mucho en empezar a achicharrarse, porque viene de un mundo distinto. Ella viene de un mundo de asociaciones en las que, como no son empresas y los trabajadores no se sustentan de dicho trabajo, la gente está ahí porque la meta es el usuario de esa asociación (esto es, las personas con las que trabajan), y no el cliente de la asociación (esto es, las administraciones que subvencionan y ponen la pasta). Cuando pasas de asociación a empresa el foco puede moverse y de hecho lo hace, del usuario al cliente, con lo que el objetivo de la empresa y el de Rapun chocan.

Además, ella viene de tener control: no puedo hacer suficiente hincapié en lo importante que es eso. Si eres freelance, las decisiones las tomas tú y no padeces las decisiones estúpidas de un jefe, ni las decisiones sensatas pero que no coinciden con la manera en la que tú lo harías. No tienes que cargar con ellas el resto de tu trayectoria en esa empresa, porque suele ser breve y si no te gusta, puedes decir no la siguiente vez. Y si dices sí, al menos es una decisión tuya. La mayor parte de las veces, cuando el cliente te contrata como freelance, asume que eres más experto que él, y no trata de decirte cómo tienes que hacer tu trabajo, en tanto el resultado sea bueno. Si algún cliente trata de plantearlo de otro modo, probablemente no volvería a trabajar con él.

Pero es que además, cuando eres freelance, la excelencia en el trabajo se ve recompensada de un modo que no es habitual en las empresas: a menudo en las empresas la excelencia se castiga. Alguien excelente en una empresa a menudo acaba sobreexplotado, limpiando la mierda de sus compañeros menos competentes, siendo objeto de envidias y otras amables movidas similares (especialmente sangrante en la Administración Pública). Sí, puedes promocionar y ascender, pero a menudo eso supondrá cargas inhumanas de trabajo y que acabes haciendo tu curro y el de los inútiles por debajo de ti. Si eres un freelance excelente, por lo general acabas por tener más trabajo y mejor pagado, con lo que puedes escoger en qué trabajas, cómo y con quién, y a menudo tu trabajo se verá mejor recompensado.

Hay un dicho que dice que ganando un sueldo nunca te haces rico de veras. No sé si será verdad o no, y me importa un carajo, pero si os puedo decir por experiencia que la única forma segura como psicólogo de cobrar lo que vale tu trabajo es como freelance. Y lo mismo en otros muchos sectores

Hace algún tiempo, ese pozo de sabiduría y amor por los bárbaros de torsos desnudos y aceitados que es el Capitán Napalm, comentaba que él no volvería a tener jefe ni a trabajar por cuenta ajena salvo que de eso dependiera que su familia pasara hambre. En aquel momento lo ví un tanto p’allá, pero unos meses después no puedo estar más de acuerdo, y desear lo mismo para mí y mi chica. La única excepción planteable en mi caso sería la de funcionario, simplemente porque ciertos puestos y labores de psicólogo que me interesan y que sólo son accesibles si eres funcionario. That’s life.

De modo que, cariño, si volver a ser freelance supone que tengamos que tirar del carro de otro modo, cuenta conmigo. Si te requiere dejar el trabajo y empezar de nuevo, y ser yo el que tire, pues lo haremos así. Cuenta conmigo. El trabajo nunca dignificará, ni será algo maravilloso, ni pasará de ser algo que tienes que hacer para vivir. Pero sí es cierto que puedes elegir cómo de llevadero puede ser, y no tiene por qué ser un tormento ni sentirte estafado por él.

NOTA: Bueno, Rapun se adelantó, pero en efecto: soy responsable de RRHH (si bien autónomo) de una empresa de 30 personas, en unas condiciones inmejorables: 25 horas a la semana, sueldazo, y 5 semanas de vacaciones entre julio y agosto. Y por supuesto, todo el chorreo de trabajo que tengo entre lo que queda de mes, y a partir de septiembre.

A ver quién duda de la Cojonudología ahora. Me lo voy a tener que tomar realmente en serio.

Anuncios