Pues resulta que soy la sensación de la megaconsultora en la que colaboro, porque aparezco en una breve entrevista en la revista Psychologies de este mes. Me entrevistaban por ser miembro de la asociación de listos en la que estoy, hablando de los posibles complejos por ser inteligente y tal. No puedo aportar mucho en materia de tener complejos, y menos por esa razón, para desánimo del chico que me entrevistó, pero al menos pude dar algunas pautas sobre cómo llevar esto de las diferencias bien, aprovechando que soy psicólogo y eso.

Nada más entrar y saludar se me han acercado varias a preguntarme si en efecto era yo el que salía en la revista. Teniendo en cuenta que la entrevista se acompaña de foto bien hermosa (en la que, para más facilidad de reconocimiento, llevo traje), denota una gran perspicacia. No es como si lleváramos casi un mes viéndonos el jeto a diario. Sólo una de ellas se había leído el artículo, con lo que todas además daban por sentado que lo había escrito yo. Claro, si entendemos que yo respondí a las preguntas, supongo que contribuí a escribirlo. Luego la que había leído el artículo explicó que no, que me entrevistaban a mí porque era… superdotado. Y luego la chica me pregunta sonriente que en qué sentido soy superdotado.

¿Habéis visto Camera Café? Pues yo me siento así muy a menudo aquí. Pero en fin, como masaje mañanero del ego no está mal. Si queréis ver a vuestro Emperador de romano y maravillaros ante su apostura, ya sabéis dónde verlo. Sale Ana Torroja en la portada.

Por otro lado, Hacienda va a tener a bien devolverme 200 euritos. Voy a sacar a mi chica a cenar unos cuantos días.

Anuncios