La solución a muchos problemas.En estos últimos tiempos en el club de listos al que pertenezco se debate el proyecto de nuevos Estatutos, que se votan en referéndum en este mes y el próximo. El tema no es baladí, porque los Estatutos en vigor son de 1984, y están pensados para regular una asociación que tenía 100 – 200 miembros. Ahora somos más de 1200, con lo que es evidente que el tema actual ha de cambiarse.

Pero es que además, la cosa tiene límite de plazo. El Ministerio de Interior, por la Ley de Asociaciones de 2002 ha fijado un plazo para que todas las asociaciones modifiquen sus Estatutos para adaptarse a dicha ley. Las Asociaciones que no lo hagan así dejarían de existir, al perder su CIF y su condición de tal.

La Junta Directiva actual lleva años preparando unos estatutos que no sólo cumplen la Ley, sino que además han sido aprobados por Mensa Internacional (lo que ha causado mucha demora, con el tema de traducirlos, enviarlos, que los estudien, que los devuelvan, que se corrigen, que no, etcétera). Los Estatutos a mí me gustan, pero entiendo que se le pueden poner pegas, como a todo.
¿Que sería lo más lógico o práctico? Pues votar que sí a los Estatutos nuevos, y una vez eliminada la presión temporal, coge uno y reforma lo que haya que reformar en ellos. Los Estatutos de cualquier asociación están para eso.

Bueno, pues aquí no. Hay una minoría (y no exagero, son 4 miembros), que están muy en contra de los nuevos Estatutos. Alegan una serie de cosas en contra, de las cuales algunas son opiniones respetables, y otras no sé a qué se refieren porque no están en el texto del proyecto. Evidentemente, el debate gira en torno a esto, ya que esta minoría está pidiendo el NO, y se ha llegado a comentar que van a hacer una campaña pidiendo el NO en la listas y por mensajes privados a los socios (todos). Supongo que será una circular muy gorda, no vas a mandar 1200 mails individuales. Aunque cualquiera sabe. Mucha gente a favor del proyecto se preocupa, porque la mayoría de los socios no son nada activos ni participan en la asociación, con lo que las argumentaciones más o menos demagógicas de esta gente sobre características inexistentes de los Estatutos que darán más poder a la Junta para sus nebulosas conspiraciones pues podrían tener algún efecto. Debido a la regulación de los Estatutos actuales, es necesario obtener al menos un 65% de voto que SI. Con lo que si el discurso de esta gente convence a unos pocos indecisos que no se meten habitualmente en la vida de la asociación, el proyecto no saldría, y por tanto nos pillaría el toro.

Según estos compadres, "tampoco sería para tanto." En primer lugar, porque se podría pedir una prórroga. Claro, pero las prórrogas te las dan… o no. Y si no telas dan, la asociación desaparece.

En segundo lugar, el portavoz de este grupo ha llegado a decir que "…, habría que refundar Mensa, cosa que tampoco me parece tan grave. Salvo que algunos puestos electos peligrarían, claro." Cuando le pregunté cómo se le ocurría decir semejante cosa, me argumentó que tampoco hacía falta preocuparse, porque las listas de correo de Mensa podían seguir funcionando, y que alguien podía hacerse cargo de mantener las reuniones locales, y montar la RAM (Reunión Anual de Mensa) pero con otro nombre, y que no era tanto. Todo esto sin CIF, infraestructura, coordinación real ni nada. Chúpate esa.

En realidad, no me preocupa: el socio de Mensa, llegado el momento en las Asambleas y donde ha hecho falta, ha demostrado tener un sentido común sólido y estoy seguro de que votarán que SI. Votará que SI porque los Estatutos son buenos, están bien hechos, y porque ahora es más fácil reformarlos que antes, con lo que lo práctico es simplemente aceptarlos, y luego reformar lo que sea. Probablemente habrá una abstención alta, pero el que no vota no cuenta para el porcentaje, con lo que no es un riesgo (sí una pena). Pero lo que de verdad me maravilla es la filosofía de tierra quemada.

Esta gente, en menor o mayor grado cada uno, llevan muuuuuuucho tiempo enfrentados con la Junta actual (y con otra mucha gente, pero eso es otra larga historia). Y ha llegado un momento en el que, tras derrotas múltiples y sucesivas, parece haber llegado a una estrategia de "la maté porque era mía." Dado que no será como ellos quieren, mejor que no sea. A mí me suena a desesperación, pero es sólo una impresión.

A menudo en las democracias se encuentra uno con gente que acepta que algo se someta a votación, pero que cuando la votación no les da la razón se niegan a acatarla. En toda asociación y grupo encuentra uno oposición, gente en desacuerdo y todos estos temas salen. Por supuesto, todo el mundo cree estar haciendo lo más correcto y lo más ético, con el bien del grupo en mente. Y realmente lo creen. Siempre es así.

Pero a menudo no se piensa o actúa racionalmente, y eso ocurre en todos los bandos. En Mensa, hay gente que se opondrá al NO simplemente porque lo promulga esta gente. Igualmente, viendo las alegaciones, da la sensación de que el NO es un No propuesto simplemente por oponerse a todo lo que la Junta actual hace. Pero esa falta de pensar acerca de las consecuencias reales de una alternativa u otra lleva a que haya una lluvia de mensajes, con lo fácil que sería para todos tomar alternativas más sencillas.

Ya os digo, estoy convencido de que el SI ganará contundentemente, porque es lo más práctico, porque ahorra problemas, y (lo más importante) porque los Estatutos propuestos son un documento cojonudamente escrito y preparado, que realmente mejora los anteriores. Pero resulta curioso que haya gente que esté dispuesta a acabar con una asociación de más de 1200 miembros y muchos años de historia en España, con tal de que una iniciativa que no les gusta no salga para adelante.

Bueno, la verdad es que eso en Mensa tampoco es una novedad ;), del mismo modo que no hacemos titulares de que el agua moja, o Brando está muerto. 😀 Así que votaremos, y una vez más el sentido común saldrá adelante. El tiempo pone a la peña en su sitio, y toda esa mierda.

Y recordad: Satán nos mira.

Anuncios