Tras 8 horas de viaje de vuelta en un autobús infrahumano, Rapun y yo volvimos de las mejores vacaciones de Semana Santa que hemos pasado en mucho tiempo. El atasco fue cortesía nuestra (mía más bien) por no haber sido más previsores en la hora de salida y al planear el viaje, de modo que nos comimos un atasco cojonudo. El carro de ganado infrahumano fue cortesía de la empresa Continental – Auto, que subcontrata sus coches de refuerzo a las empresas que puedan acreditar más experiencia en el campo de la tortura, transporte de víctimas a campos de concentración, o como mucho, transporte de ganado en condiciones contrarias a toda legislación.Repartiendo amor a dos manos.

En serio, si tenéis que viajar de Madrid a Granada o viceversa, nunca cojáis el coche 2 de Continental. Basura asegurada. Siempre digo que he aprendido la lección y hasta ahora había sido en balde, pero ya es la definitiva. A mí no me vuelven a pillar estos mamones. Ya que la línea Gran Clase no es mucho más cara, la próxima vez eso es lo que toca. Y si me tengo que comer un atasco, me lo comeré cómodo y a gustito. Gracias a Rapun de todos modos que lo hizo más soportable. Si alguna vez tengo que volver a sufrir un viaje así, probablemente acabe como mi amigo Max en la foto.

El lunes se estrenó mi nuevo jefe, el cual ya me ha llamado hoy desesperado para decirme que mi über-jefe le ha llamado 16 veces entre las 08:00 y las 11:00 para encargarle 16 cosas distintas. El chico parece muy majete, así que le he recomendado que se lo tome con calma y filosofía, que el über-jefe no es tan malo. Un jefe que dice que su objetivo es que los viernes salgamos a las 3 y que tengamos jornada intensiva en verano tiene algunas buenas ideas. Claro, es que viene de trabajar en empresas de fuera de Zimbabwe.

Así mismo, se acaba mi período de telecurro. Nos han prometido que el viernes la oficina estará lista, con lo que parece probable que la semana que viene nos traslademos a ella. Ahora que me habían dado las tarjetas. Ntchs. Bueno, c'est la vie. Estreno oficina, y seguramente eso sea estrenar nuevo horario.

Y la cosa sigue de estrenos: me estoy reestrenando el Max Payne en la PS2, y ya he empezado el Dark Corners of Earth en el PC. Y es como decía Athe en su blog: jugando acompañado a las 4 de la tarde, sol entrando a chorro por la ventana, y me cagaba vivo. Y sólo he completado la introducción. Qué grande es. Qué absolutamente grande es ese juego. Qué bien me lo voy a pasar.

Imperator fuera

Anuncios