Voy a coger el metro, y es normal que uno se siente al lado de mi. Me cruzo con ellos mucho en mi barrio, viviendo cerca de Lavapiés. De todos los lugares de la tierra. ¿Qué significa eso?La inmigración es uno de esos temas que demuestran que los periodistas pueden hacer una gran crisis de eventos naturales como que en invierno hace frío, o que cuando llueve te mojas. Uno de los periódicos más detestables que hay es El Mundo, que trata el tema de la siguiente manera (ver el enlace del título de la entrada):

“La población inmigrante alcanza la cifra récord del 8%, según el Instituto Nacional de Estadística.”

Uau. Quizá sea yo, pero diría que el titular es un tanto alarmista. En el artículo, el autor explica que en España hay casi 44 millones de personas, de las que casi 3,5 millones son inmigrantes. La presidenta del INE señala que ese crecimiento era imprevisible hace 5 ó 6 años, porque entonces los inmigrantes empadronados sólo eran el 1% de la población.

La señora Alcaide y el autor del artículo se las arreglan para hacer algo “imprevisible” de un fenómeno natural como es el movimiento de poblaciones. Por supuesto, nadie habla de por qué aumenta la población inmigrante en España, y se arrojan como de costumbre cifras sesgadas carentes de contexto. Si unimos eso a la manifiesta incapacidad mental de la gente para hacer cuentas básicas, creamos un enorme problema social y una alarma que justifica que los telediarios construyan una noticia acerca de nada.

Decir que es imprevisible un aumento rápido dela población inmigrante, mientars que afirmas que la economía no para de crecer, demuestra que eres un retrasado ignorante. Alarmar al personal diciendo que el 8% de la población en España es inmigrante, obvia un hecho básico: que el 92% de la poblaciónNO LO ES. Sigue habiendo 10 españoles por cada inmigrante, y sin embargo nos sentimos amenazados.

Y otra cosa más: inmigración y delincuencia. Leed los datos de la población carcelaria. Por mucho que quieran vendernos la moto, las cárceles están llenas mayoritariamente de españoles. La mayoría de chorizos en neustras çárceles son cerdo ibérico. Y además, muchos de los inmigrantes detenidos no son delincuentes que vienen a quedarse: son “mulas,” que traen droga y no pretenden quedarse. Así que, por más que queramos, la mayoría de delincuencia es España es producto interior bruto. Qué cómodo es tener cabezas de turco.

Bueno, pues ahí va la solución de Imperator para la inmigración: vamos a convertir España en un país pobre de mierda, y así dejarán de venir.

Es fácil, ¿no?

A lo largo de la historia la gente se mueve buscando mejores oportunidades. Si en tu terruño de origen te vas a morir de hambre, o la guerrilla te puede pegar un tiro, o no hay hospitales, o eres mujer y no puedes trabajar, te largas a otra parte. Es lo que haría cualquiera con dos dedos de frente, ¿no?

Pues según muchos, este proceso natural es un problema. Es probable que estas mentes preclaras crean que lo natural es quedarte en tu país de origen y morirte de asco sin molestar. Curioso que muchas de esas mentes preclaras son hijos o familiares de españoles que limpiaban cristales en Alemania, ponían cervezas en Suecia, o curraban como peones en Francia, cuando nosotros éramos un país subdesarrollado hace 4 días. La memoria histórica es inexistente.

Estas mismas mentes son incapaces de ver que los hijos de estos inmigrantes no van a ser inmigrantes, van a ser españoles. Serán españoles con los ojos rasgados, o negros, o morenos, o muy rubios, pero culturalmente serán españoles. Porque si crías a tus hijos en un país, tus hijos cogen la cultura de ese país. Eso si quieres que tus hijos salgan del gueto. Si no quieres que tus hijos se integren, lo único que pasará es que tus hijos seguirán en un segmento económico inferior, sin una capacidad real para afectar voluntariamente la economía dominante. Si lo que quieres para tus hijos es que vendan en el top manta, o que lleven para siempre una tienda de todo a 100, peor para ellos y para ti.

Así que, por favor, no me déis el coñazo con la problemática inmigrante, porque no existe un problema. Ahora está pasando en España (y especialmente en Madrid) lo que sucede desde hace décadas o siglos en cualquier capital de un país importante. Es lo que pasa en Londres, en París, en Nueva York (donde nadie es extraño), en Berlín. Lo que pasa es que tenemos la boina a rosca y nos damos cuenta de que, si somos un país más rico que antes, lo somos para todo. Para tener más coches y tonterías, y para todo. Y aceptad que, si tu país es más rico, la gente de países más pobres vendrá.

Y está muy bien que vengan, porque esos inmigrantes hacen el trabajo que no queremos hacer, y que no queremos que hagan nuestros hijos. Y esos inmigrantes tienen más hijos que nosotros, lo cual es bueno porque me van a pagar la jubilación. Y lo repito: sus hijos no serán inmigrantes. Serán españoles con un aspecto físico diferente del mío.

De hecho, España tiene una enorme ventaja frente a cualquier otro país a la hora de recibir inmigrantes. Hay un enorme segmento de la población inmigrante (los iberoamericanos) que tiene mucha facilidad para integrarse con nosotros, porque su lenguaje y muchas de sus referencias culturales son comunes con las nuestras. Llegan aquí y no tienen por qué meterse en guetos por no saber hablar el idioma. Pueden integrarse y pagar impuestos desde el día 1.

Pero oye, si todas esas cosas os molestan, la solución es sencilla: convirtámonos en un país tercermundista, y seamos nosotros los que emigremos “a invadir” otros países. Ya veréis como, si estamos en guerra civil, dejan de venir los moros, los sudacas, los negros, los chinos, los rumanos, y toda esa gente que tanto os molesta. O si pasamos hambre. O si no hay trabajo para nadie. Ah, ¿que no os gusta la idea?

La inmigración es un síntoma de desarrollo y riqueza, imbéciles de mierda. Haced como Canadá y otros países civilizados, y sacadle partido. En Canadá la inmigración es libre y sin barreras, y no parece que el país se venga abajo. De hecho, les va bastante mejor que a sus vecinos los EE.UU. Pero tomar ejemplo ha de ser como la memoria histórica, una capacidad que sólo existe como ideal platónico.

Y pensar que tengo que oír esto de la gente de un país que se vanagloria de haber recibido gente de todas partes ys er un crisol de culturas por su situación estratégica. Qué mancha de retrasados.

Imperator fuera.

Anuncios