Oigo sus últimos alientos y le cojo la mano con cariño. Su vida se acaba delante de mí, y no sé cómo darle las gracias. Me mira con los ojos brillantes bajo la espesa melena, la cinta del pelogastada y descolorida donde guarda los cartoncillos, la piel cubierta de brillante sudor por el esfuerzo del parto, y la guitarra apartada amorosamente a un lado. Sonríe con dulzura, y canturrea entre dientes una canción con sus últimas fuerzas.¿La oyes respirar? Está muriendo mientras da a luz, pero que arda todo si no tuvo una vida maravillosa y llena mientras duró. 365 días de gloria.Hace mucho tiempo, en una Nochevieja que celebramos el Team Rabo al completo, alguien propuso que describiéramos al año que moría como una persona. No como una persona famosa ni como un personaje histórico, sino como… alguien. Simplemente alguien.

Y a ese juego estoy jugando con vosotros en los últimos momentos del año. Para cada uno es distinto.

Si tuviera que describir cómo ha sido el 2005 diría que ha sido como una de esas chicas que conoces cuando eres adolescente en las películas ambientadas en los 60, que es mayor que tú, lleva una cinta de colores en el pelo en la que esconde el LSD, es lo más rockero que hay y te propone irte al festival de Woodstock en una furgoneta llena de flores pintadas. Una chica que toca la guitarra y canta como un ángel, y que te hace vivir a toda pastilla mientras dura, aunque los dos sabéis que no puede durar, y con una BSO alucinante de rock de fondo.

Y mientras la oigo respirar sus últimos alientos, beso su frente con dulzura, me preparo para presenciar el nacimiento del siguiente año, y le doy las gracias por todo. Ella me sonríe y es hermosa como sólo lo son las criaturas libres, y me hace el signo de la paz.

Sed buenos, disfrutad de vuestras últimas horas en este año y decidid qué haréis con vuestras vidas en el siguiente. Vosotros llevaréis la furgoneta, compraréis la cerveza y decidiréis las paradas. Conducid con cuidado y no os salgáis de la carretera que queréis seguir. Woodstock os espera al final.

Y recordad que según Barbián, las mujeres con menos de 6 tetas no merecen la pena. Por lo que valga eso.

Imperator fuera. Feliz Año Nuevo.

Anuncios