El nombre no es mío, es de Peivol. Ni siquiera lo inventó pensando en nosotros, pero me gusta, es algo muy suyo, y lo adopto para nosotros. De una forma nostálgica y extraña, me imagino.Este fin de semana Rapunzell y yo hemos estado en Granada, celebrando la Nochebuena con mi familia y tal. Y hemos tenido también una afortunada reunión del grupo que he dado en bautizar como se ve en el título: el Obispo, Peivol, Titán, Lorenzo y alguno más. El grupo de gente que nos conocemos desde hace 13 o 15 años más o menos, y que ahora sólo podemos vernos de vez en cuando, algunos cada mes, otros una ó dos veces al año. Y qué curiosa es la nostalgia.Hay una parte de nosotros que no ha envejecido, y lo constatas en noches como esa. Ahora somos más sabios, tenemos más cicatrices, algunos tienen ya niños, y hemos aprendido mucho, en buena medida a base de meter la pata. Pero hay una parte de nosotros que no se ha muerto desde los 15 años, y que sale a flote en cuanto nos vemos en la bodega de Titán o en casa de Peivol, bebiendo como cosacos, riendo como locos, y en general demostrando que niños sólo podremos serlo una vez, pero inmaduros podemos serlo para siempre.

Mientras, Rapunzell bebe Martinis a mi lado, se parte de risa oyéndonos decir barbaridades, y nos dice lo lindos que somos, porque ella es capaz de encontrar el encanto a un montón de cavernícolas barbarizando sobre sexo, hartos de cubatas y de vino, y de ese licor que había en casa de Peivol que no sé qué era pero sabía como a marihuana.

Uno crece, envejece, se hace quizá más retorcido y cínico, pero hay una parte de nosotros, la del entusiasmo, la que celebra la pura alegría de estar vivos y juntos, que no ha muerto. La distancia no ha acabado con ella, ni el tiempo la ha empañado, ni las desilusiones la han estropeado. Basta para que estemos juntos para que volvamos atrás, a ese tiempo que la mayoría de personas idealizan sólo porque han olvidado que no tiene por qué acabar.

Y a fin de cuentas no es sólo una época, es un estado mental. La Hereje no estuvo con nosotros (está en Holanda, para desesperación del Obispo), y sin embargo es parte de ello como cualquiera de los que nos conocemos desde la adolescencia. Pero comparte ese entusiasmo enloquecido por vivir, y eso la hace figurar en mi paisaje mental en el mismo lugar que aquellos que damos tumbos juntos desde entonces.

Os quiero a todos. Ojalá nunca dejemos de ser parte de la vida de los demás.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En otro orden de cosas:

  • Me ha caído una montaña de trabajo, sin esperarlo. Además de eso, un proyecto que yo consideraba un sueño podría hacerse realidad. Pero no hablaré sobre eso antes de tener algo seguro, y aún queda.
  • He conseguido imponer mi voluntad sobre eMule demostrando a ese programa y a nuestro router quién es su papi. Soy un titán de la informática, sobre todo ahora que sé que cuando el icono de la mula lleva una venda (yo pensaba que eran unas gafas de sol) no es que el burro mole mucho, es que tienes una identidad baja porque los puertos del router no están abietos, y por ello tu velocidad de descarga es peor. Ahora sólo falta que pase un poco de tiempo para que la mula empiece a trabajar a velocidades acorde con nuestros 4 MB de conexión. Un Emperador necesita una mula acorde con su poder.
  • Rapun y yo estamos malos, una especie de gripe-virus gilipollesco de 24 horas. Hoy no he podido ir a currar.
  • Además, Timofónica nos ha dejado 3 días sin Internet. Teníamos un problema con la línea de voz, y para arreglarlo el técnico tuvo que desconectar la línea de voz y la de datos. Pero como no tenemos el ADSL con Timofónica, el técnico no reconectó la línea de datos, asíq ue hubo que poner una incidencia para que me restablezcan el servicio. Además de eso, les he puesto una reclamación y voy a llamar a la OCU a ver que más se puede hacer. De paso, esta es la razón por la que esta entrada sale ahora en vez del lunes.

Y eso es todo por ahora. Espero que vuestra Nochebuena haya sido ídem, y que el fin de año sea aún mejor. Para los que proceda, nos vemos en casa de Gorpik a celebrarlo. Para los que no, mis mejores deseos.

Imperator fuera

Anuncios