Pues yo pensaba que lo de los blogs era una gilipollez inconsecuente, pero no.Resulta que hay una blogosfera, y gente que tiene blogs que son chics, y gente que no. Y gente que discute y debate lo que Fulano ha puesto o ha dejado de poner en su blog, y si es mejor o peor que el de Mengano.Y gente que se pelea por concursos de “Vota a tu mejor blog”, y gente que tiene blogs en los que la gente se pelea por ser el primero en comentar (generalmente con un comentario como “¡Primer!”)

Yo sabía que existía un tal Borjamari que tiene un blog en el que se dedica a hablar de otros blogs. Lo descubrí cuando habló del blog del Capitán Napalm, me pareció un coñazo, y pensé “Qué gilipollez, dedicarse todo el día a leer blogs para comentarlos en el suyo.”

Pues por lo visto es un profesional del tema. Y como él debe haber unos cuantos. Hay listas de blogs populares “que son imprescindibles” y eso. O sea, que lo que pensaba que era, simplemente, una forma como cualquier otra de comunicarse con los demás y con uno mismo, se ha vuelto trascendente. Y con la trascendencia llegan los concursos de blogs, las listas de blogs, los borjamaris, y la gente que decide por ti qué es bueno para tu blog y qué no lo es.

Yo no entiendo mucho de esto, llevo poco tiempo – relativamente – con un blog, pero me parece absurda la tendencia de la gente, no a opinar sobre lo que hacen otros, sino a prestar atención a la opinión de los demás. No me alucina que alguien se dedique a hablar de los blogs de otros, me alucina que haya gente que le haga caso.

Me encanta vivir en contacto marginal con el mundo, y no enterarme de esas chorradas.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En otro orden de cosas, Caja Madrid me ha hecho una putada y me la ha arreglado el mismo día (casi). La semana pasada ingresé un cheque, y ellos se lo ingresaron a quien les salió de los cojones. Así que algún nota se encuentra 1200 € en la cuenta de tirón y sin pedirlos. Eso no me pasa a mí nunca, oye.

Pues les he llamado esta mañana porque he mirado la cuenta y no me aparecía el ingreso. He necesitado exactamente 7 minutos en hacer 2 llamadas. A la hora me han llamado y estaba todo en orden. Eso sí, los 10 € de comisión por ingresar el cheque no se les ha pasado cobrármelos. Que serán majos, pero también son un banco.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Esta mañana casi tenemos que encerrar a Barbián porque estaba loco furioso y decidido a asesinar a las dos plantas que hay en el cuarto de la TV (o cuarto de invitados). Desde que Rapunzell se ha ido, está tumbado cuan largo es sobre mi regazo, y podría estar muerto. Claro, es obvio, ser un cabrón destructor de mundos debe ser la hostia de cansado. Si yo me dedicara a perseguir cualquier indicio de movimiento para tratar de asesinarlo, tendría que tomar vitaminas.

Sólo tiene 2 meses. Quizá cuando sea un gato viejo, cansado, y no tenga ganas de correr detrás de todo lo que ve moverse, yo eche de menos esto, y le diga a Rapun “¿Te acuerdas de cuando vino el Barbián?¿Te acuerdas de la guerra que daba y cómo había que tener la mitad de la casa cerrada?”. Así que lo disfrutaré mientras aún es un cachorro y está loco.

Por cierto, el cabrón me acaba de morder la pierna. Y luego se ha vuelto a dormir, como si nada. Los gatos son fascinantes, ciertamente.

Ahora lo voy a encerrar un rato en la caja de la cesta de Navidad del otro día, y voy a sacudir la cajita, para echar unas risas. Los humanos somos fascinantes, ciertamente.

Vaya. El gato se lo ha pasado bomba. Y se me ha vuelto a retrepar al regazo a sobar.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Narrar historias es una cosa bonita, que divierte y es barata. Ayer narramos una historia que hubiera hecho una buena película. Hasta 2006, que llegue la 2ª temporada.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Ayer Rapunzell y yo comimos en casa de su madre (esto es, el piso de arriba). Es bueno poder salir a comer en casa de tu suegra en chanclas. En cualquier caso, junto a la abuelita de Rapun, había un ejemplar de ¡Qué me dices!, porque a la abuela de Rapun (que es una señora encantadora) le va la filosofía hardcore. En la portada veíamos una foto de Bisbal con una piba que debía ser su novia, y unas declaraciones que demuestran por qué ese tío es el nuevo Silvio Rodríguez:

“Es mucho más bonita por dentro.”

Me pregunto, David, si te refieres a sus pulmones o a su hígado. También me pregunto cuán poco tienes que decir que sea interesante, para que eso sea lo que llena la portada. Además del valor como tópico ejemplar, claro.

Supongo que no puedes salir con una tía que está buena sin tener que justificarlo. Como si decir que “La verdad es que me fijé en ella porque está muy buena” no es bastante, o es demasiado heterosexual. Qué gilipollas eres, Bisbal. Qué asquerosamente correcto. ¡Mira que gustarte las mujeres guapas! Qué clase de enfermo estarás hecho, cochino.

Pues yo en lo primero que me fijé de Rapun fue en que es muy guapa y tiene los ojos muy grandes y muy bonitos. No me fijé en su personalidad, porque la verdad es que no es en lo primero que me fijo de las mujeres (además de que se reía tanto que casi no habló). Luego la conocí más, y me fijé en que tiene un magnífico par de tetas. Y luego la conocí más, y aquí sigo, descubriendo cosas estupendas cada vez que desayunamos. No necesito justificar nada.

Las mujeres guapas no deberían avergonzarse de serlo, ni justificarlo. Las que no son tan guapas tampoco.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Rapun está tan contenta esta mañana que se pone a bailar, demostrando que se puede bailar con un disco de Pet Shop Boys, hacerlo con gracia, y sin que haya la menor relación con la música que suena. Y lo hace para mí solo.

Supongo que os preguntáis cómo podéis conseguir una. Lo siento. Hay que madrugar más.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Feliz Navidad a todos. Yo pasaré la Nochebuena con Rapun en Granada, y despediremos el año aquí en Madrid. Hasta pronto.

Imperator fuera

Anuncios