El Emperador escuc¿Es lo más bonito que hay o qué?ha: Music for the Masses, de Depeche Mode.

Bueno, 10 días sin escribir por aquí. Qué raro. Pero no pasa nada porque la vida es, en general, buena.He estado este puente en la RAM 2005 que ha sido a la vez mi primera RAM y mi primer acto como miembro de Mensa. Un montón de gente ha hablado en otros blogs sobre ella, y no voy a dar el coñazo repitiendo lo que han dicho otros. En general, ha sido estupenda y me lo he pasado como un enano. Más o menos lo que esperaba (dormir poco, divertirme mucho, conocer gente estupendo, beber bastante), porque tenía entendido que eran como unas jornadas de rol en cuanto a ambientillo, y exactamente eso es lo que han sido. Eso y que la mitad de los días acabé arbitrando una partidica de rol, porque para eso soy un Soldado del Rol. Partidas ambas que, por otra parte, fueron estupendas. Gracias a todos los participantes, especial a los de la primera, Los Padres de la Ciudad, por darme una de las mejores partidas que he jugado en bastante tiempo. Voy a escribir el módulo tal como lo jugamos y esta será su versión definitiva, aunque aún no sé con qué reglamento en mente (posiblemente Kult). Y disculpas a los de la segunda por no poder acabarla.También he visto a los Pelafustanes en concierto de RAM por primera vez, al completo. Rapun estaba más guapa que nunca (véase en la foto), aunque bien es cierto que el resto de las Pelafustanas (excluyendo al Capi “Castafiore” Napalm) estaban para comérselas. En la tónica Pelafustana, el concierto fue genial a pesar de todas las circunstancias adversas del mundo. Los del hotel lo intentaron, pero no lo consiguieron.

Por ello, de la hostelería en Valladolid no voy a hablar, porque seguro que lee esto alguien que considera que su honor ha sido herido, y quiero descansar de pesados indignados por una temporada. Simplemente: Valladolid es un terruño que ha producido a Aznar. Enough said.

Barbián está muy grande, muy guapo y muy neurótico. Tan pronto sMi gato, astutamente escondidoe te hace un ovillo en el regazo y se queda frito (como ahora mismo), como se convierte en una máquina asesina de garras y dientes que destruye lo que pilla sin misericordia. Pero poco a poco lo vamos socializando, aunque de momento sigue llevando regular lo de quedarse solo mucho rato.

Vivir como Barbián es como vivir en la casa del inspector Closeau. Vas a tu bola por casa, y de una esquina, o de debajo de algo, o de detrás de algo, te salta el gato, que te da un mordisquillo o un golpe de pata y se retira como una bala. Más o menos como hacía Keito. Tiene especial predilección por escalar tu pierna a golpe de zarpa si llevas ropa finita, o llevas un traje. En la foto le vemos preparando una emboscada.

Estoy muy contento de que esté aquí. Ahora toca empezar a vacunarle y eso.

El trabajo va que te cagas, a pesar de que no estoy haciendo nada de particular para buscar más. Por lo visto abres la mano y te cae. Sé que es una impresión engañosa y que tengo que ponerme más las pilas con eso, dado que el proyecto con mi principal cliente va tan bien que, cuando acabe, necesitaré tener más cosas en marcha para seguir tirando con comodidad. Pero hoy acabo de recibir un mail ofreciéndome más curro y el lunes firmamos. Moola. Y ayer, trabajando en la empresa de mi cliente, conseguí a otro que me ha dado un proyecto de expansión de su red comercial a nivel nacional (eso pueden ser, a ojo, como 15000 € a lo largo del año). Moooola.

Vaya, parece fácil, ¿eh? Bueno, pues se debe a que mientras estuve en Zimbabwe Consulting hice un trabajo que te cagas. Tan que te cagas, que ahora cada vez que contacto con uno de mis antiguos clientes o me cae trabajo, o me cae una referencia a la que llamar. Hasta ahora, llevo un 100% de éxito. A ver si dura, porque no me hago ilusiones. Antes o después tiene que caer un palo, y no me refiero a que el mes que viene me toca pagar el I.V.A.

Rapun está muy contenta y yo estoy muy contento por eso. Está muy contenta con su curro y muy ilusionada, y cada noche cuando llega a casa me pongo feliz nada más que de oírla. El Palacio está cada vez más bonito gracias a su esfuerzo, y se nota que le gusta llegar a casa y verlo. Barbián aquí opina igual (especialmente desde que hay cordones de persiana en el Dormitorio Imperial en los que puede hacer el pollardo circense). Rapun se lo merece, y lo que está consiguiendo es fruto de haber hecho un curro excelente. Por desgracia, ni en su caso ni en el mío se debe a que siempre hayamos dado el 100% de nuestra capacidad, porque eso es algo que hemos hablado muchas veces y sabemos que no es así. Se debe en parte a que la mayoría de gente que trabaja en nuestros respectivos sectores es tan reventadamente incompetente que no cuesta mucho esfuerzo hacer un trabajo digno, que se convierta en sobresaliente por comparación con lo que hay por ahí. Bueno, tanto da. Y mi chica va a ser una estrella del musical, qué cosas.

Mientras estaba en la RAM he pensado acerca de por qué hago determinadas cosas. Tras la última discusión acerca de religión, materialismo moral y temas similares, es probable que no vuelva a hacerlo en un tiempo. Si no es posible jugar con las mismas reglas (y he acabado por convencerme de que la gente en general, o desconoce las reglas, o hace trampas), pues prefiero no jugar. Además, hay cosas que me entristece leer, y prefiero no leerlas. He redescubierto una emoción que llevaba tiempo sin sentir y no me gusta.

Ayer hice bastante ejercicio. Uno de mis clientes (con el que estoy realizando el proyecto de mayor envergadura) me dijo que estaba encantado con el trabajo que hacía en su empresa ahora que los frutos se empiezan a ver, y que quería tener un detalle conmigo: así que me regaló una cesta de Navidad que debe pesar unos 8 ó 9 kgs, un lapicero con reloj para el despacho, una navaja suiza, 2 agendas y un puñado de bolis. Lo malo fue arrearlos hasta casa todo el trayecto en autobús y Metro. Ugh. Pero eso sí, en el Palacio Imperial ya no hay que comprar vino, turrón, whisky, ni un montón de cosas más.

Y esta noche, nos vamos de fiesta. Aún no sé si a una fiesta de un rol en vivo que no me toca de nada, pero que van muchos Athechuzos (y el insigne 3d la organiza), o a la reunión del Hylogui. Mi vida está llena de decisiones difíciles y espantosas.

Imperator fuera.

Anuncios