Ibn Sina, que es un tío muy sensato y razonable, respondió a una pregunta que le hice acerca de su fe y la naturaleza de esta. Como la respuesta era larga, hizo una entrada de ella (cuyo enlace está arriba). Le respondo aquí, dándole las gracias por su paciencia.

Imperator me pregunta, en "Razón y fe, o ciencia y religión", cual es la utilidad de mi fe, afirmando que todo es utilitario porque todo se hace con una finalidad.
Como digo allí, la respuesta a su pregunta es tan larga que se ha convertido en entrada.

Bueno, para ser más concretos, son Utilitaristas las teorías morales que defienden que un acto es más moral cuanto más útil es (entendiendo útil como aquello que produce más placer, preferencia-satisfaccción, o una lista de valores concretos) (empezando por el Utilitarismo de Bentham)

Aquí se trata sobre todo de una diferencia de concepto: por utilitarista yo quería decir otra cosa. No afirmaba que un acto es más moral cuanto más útil es, sino que preguntaba qué beneficio obtenías tú de tu fe. Dado que estoy convencido de que sabes más que yo de filosofía, asumo que he utilizado mal la definición de utilitarista.

Mi fe no es utilitarista; no es moral porque sea útil. Más concretamente, no creo que tener fe sea un acto moral. Los actos que hago en nombre de mi fe pueden ser morales o inmorales, pero el hecho mismo de tener fe…

Tenemos un 100 % de acuerdo en este punto. La fe es un acto amoral en sí. Supongo que estarás de acuerdo conmigo en que muchas personas que se definen como religiosas asignan un valor moral a su fe, y a menudo he visto esgrimido el argumento de que los ateos somos personas sin guía moral.

En cuanto a la segunda parte de tu pregunta, en qué manera mi religión me hace ser mejor, voy a intentar responderla, pero no estoy seguro de entender muy bien lo que quieres saber, a si que a lo mejor mi respuesta no queda muy lúcida.

De nuevo mi fabulosa elocuencia. Veamos: en tu 2º comentario contabas que la fe te ayudaba a ser mejor persona, más tolerante, razonable, comprensivo, etc. Yo preguntaba en qué manera la fe te ayudaba a conseguir eso, y si no serías así de no tener fe.

Creo que la existencia es trascendente. Creo que hay otra existencia tras ésta, y que en esa existencia, seré más feliz cuanto más feliz haya hecho a los demás.

¿Por qué? Y lo pregunto sin el menor sarcasmo ni nada parecido. ¿Por qué crees eso?

Pero eso es secundario: lo que verdaderamente importante es que creo que hacer felices a los demás es un deber moral, porque quiero para los demás lo que quiero para mí, porque considero que tienen el mismo valor que yo, y por tanto merecen lo mismo que yo. Es decir, ser felices.

Aquí parece que suscribimos una moral más que parecida, sin que la fe o falta e ella parezca suponer una diferencia.

Por tanto, mi moral es eudamonista (busca la felicidad) y trascendente (se realiza plenamente tras la muerte). La clave para la trascendencia me la da la fe: la razón duda de que haya existencia tras la muerte, pero la fe la afirma. Y no creo poder razonarte porque creo en lo que creo, aunque si creo poder decir cuales no son las razones. Como ya dije en un comentario anterior, por ejemplo, no temo a la muerte en sí, sino al dolor que la muerte producirá, a mí mismo, a los que me quieren, y a aquellos de cuya vida formo parte.

Por tanto, descarto el miedo como raíz de mi fe.

Bueno, con todo respeto, si temes sufrir un dolor o que otros lo sufran, yo no diría tajantemente que el miedo no tiene nada que ver.

Espero haber aclarado mejor qué quería preguntarte.

Imperator fuera

Anuncios