La mujer del César no sólo ha de ser decente; debe además parecerlo.

Para cuando se me olvide.

Anuncios