Y si os quedan dudas, podéis leer más aquí y aquí. Aunque viniendo de un país tan religioso como los EE.UU., de qué nos vamos a pasmar. Sólo comento el primer artículo, por cuestiones de pereza.

Kansas abre sus aulas a la enseñanza del creacionismo
El fundamentalismo se apunta su mayor éxito bajo la etiqueta de ‘diseño inteligente’
YOLANDA MONGE – Washington
EL PAÍS – Sociedad – 10-11-2005
El Consejo de Educación de Kansas ha aprobado una propuesta que permitirá enseñar en los institutos la teoría del diseño inteligente (la nueva etiqueta del creacionismo) como una explicación científica de la vida. La propuesta fue aprobada el martes por seis votos a favor y cuatro en contra, lo que significa que a partir de ahora se enseñará en las aulas que existen “dudas razonables” sobre la teoría de la evolución formulada por Darwin en el siglo XIX.

Fijaros que aquí encontramos los dos primeros errores, que me he permitido resaltar. En primer lugar, el creacionismo, bajo cualquier disfraz, es opuesto a la ciencia. Enseñar el creacionismo como explicación científica de la vida, es como enseñar la doctrina hitleriana como ejemplo de tolerancia hacia las diferentes razas. Una vez más, los religiosos te miran con expresión alucinada, y te dicen que dos y dos son cinco.

Por otra parte, las dudas razonables sobre la teoría de Darwin que esgrimen los creacionistas, ni son razonables, ni tienen peso. Han sido contundentemente rebatidas hasta la saciedad, pero una cosa que los religiosos padecen es impermeabilidad a las pruebas.

La decisión del Estado de Kansas es una victoria para la derecha religiosa más recalcitrante. El diseño inteligente, defendido por el presidente de EE UU, George W. Bush, no es más que la nueva envoltura con la que los fundamentalistas cristianos presentan la vieja tesis del creacionismo bíblico y el rechazo a la teoría de la evolución formulada por Charles Darwin.

Pero siendo como son unas gentes ineducadas e ignorantes, seguidoras de los balbuceos de hombres ignorantes de hace mucho, no consiguen disfrazarlo bien.

El Consejo de Educación no puede dictar qué se enseña a los alumnos de las escuelas públicas, pero sí puede exigirles ciertos conocimientos a la hora de pasar los exámenes estatales.

O sea, que en un país laico, el Consejo de Ineducación puede obligarte a saber cosas que no encajan con tu doctrina religiosa personal, o carencia de ella. Otro triunfo para la Libertad y la Democracia en la Tierra de los Libres. Es bueno saber que he podido estudiar gracias a que no vivo en un país gobernado por religiosos.

“Es una gran victoria para los alumnos de Kansas que les va a aportar una visión completa para debatir sobre el darwinismo impuesto por los científicos”, opinó Casey Luskin, del Instituto Discovery, el principal lobby norteamericano a favor de la teoría del diseño inteligente, citado por France Presse.

Este Casey es un crack de la educación y la cultura. La página web del susodicho instituto está aquí, y es más o menos una página web de magufos como los que pueblan las discusiones sobre OVNIs, que tratan de lograr una imagen de científicos. Fallan. Eso sí, aquí (si leéis en inglés), podéis hallar todos los tópicos que queráis: que su mente está abierta (falso), que ellos practican una ciencia crítica (falso), y una serie de falacias lógicas similares, que han recibido apoyo de conocidas figuras del pensamiento racional y la tolerancia ideológica como el Papa. Baste con eso.

Por su parte, Jack Krebs, profesor y presidente de la asociación Ciudadanos de Kansas por la Ciencia, se manifestó “consternado”, y señaló: “No cabe ninguna duda de que quieren dotar a la ciencia de explicaciones sobrenaturales”.

Bienvenido al mundo de la superstición, la ignorancia y el miedo, Jack. Lo siento por vosotros. Nosotros fuimos como vosotros, por unos cuantos siglos, pero nos lo quitamos de encima. No tan a fondo como los franceses, pero menos es nada.

Los defensores del diseño inteligente celebraron su victoria y la consideraron el triunfo de “la libertad de expresión”. Los oponentes denunciaron el resultado como una “política mezquina” y un “fracaso para la ciencia”.

De nuevo vemos la ignorancia de las personas religiosas, esta vez aplicado a la libertad de expresión. Claro, la libertad de expresión es algo que cae fuera de su experiencia ideológica, así que no les vamos a pedir que sepan de qué están hablando. Supongo que esta victoria les compensa por sus largos siglos de verse reprimidos y censurados por el malvado Estado Ateo que les ha perseguido, quemado en auto de fe, lapidado, desterrado, quemado sus libros sagrados… bueno, imaginaros el resto. Qué bueno que por fin las personas religiosas pueden expresarse.

Eh, espera un momento, imbécil, lo que nunca hemos logrado es que dejéis de vomitar vuestra pota intelectual para paralíticos cerebrales. Sois vosotros los que perseguçis continuamente la libertad de expresión, y el resto de libertades. Oh, mierda.

A los estudiantes de los institutos de Kansas se les podrá decir que la vida en la Tierra es demasiado compleja para ser explicada por la evolución darwiniana, un proceso basado en la adaptación a las cambiantes condiciones locales, y que funciona sin necesidad de una mano conductora. Los ataques a Darwin se presentan como “críticas científicas”, pero sus promotores buscan demostrar que debe existir un “diseñador inteligente” detrás del proceso evolutivo. Darwin no desaparecerá de las aulas, pero tendrá que convivir con sus alternativas religiosas.

Una de las cosas que más me fascina de los defensores de lo místico y religioso es su tácita afirmación de que, realmente, son gilipollas. Cuando oigo o leo frases como “El Universo es demasiado complejo…” o “Nunca tendremos respuesta a todo…” lo que leemos no es una demosración de la complejidad del Universo, o las limitaciones del conocimiento humano: lo que leemos es la declaración de una persona que se reconoce incapaz de conocer (o bien demasiado perezosa como para aprender sobre algo), y asume que el resto de la especie debe ser igual que él, supongo que para salvaguardar su autoestima. No, Corky, no somos incapaces como tú: quizá eres demasiado vago para molestarte en buscar una respuesta por tí mismo estudiando el mundo, por lo que te tragas un dogma escupido por algún tarado que no sabía hacer la O con un canuto, y te quedas tan pancho. No es que el Universo sea inabarcable, es que tú eres gilipollas.

Otros cuatro Estados (Minesota, Nuevo México, Ohio y Pensilvania) ya habían aprobado la enseñanza de análisis críticos de la evolución, pero sólo en términos generales. Kansas va más allá al especificar puntos concretos que, según los nuevos creacionistas, revelan la debilidad de la teoría de Darwin. El presidente Bush entró en la polémica el verano pasado al asegurar que “ambas teorías” deberían ser enseñadas.

“Este es un gran día para la educación. El diseño inteligente enseña mucho más sobre la ciencia”, dijo Steve Abrams, el presidente republicano del Consejo de Educación de Kansas. Los miembros del Consejo que votaron en contra acusan a Abrams y sus colegas de introducir la religión en los colegios públicos a través de una ficción de la ciencia. En su opinión, la decisión será mala para la educación y mala para la fama -ya dañada- del Estado de Kansas. “Es un día muy triste, no sólo para los alumnos de Kansas, si no para Kansas en sí”, aseguró en The New York Times Janet Waugh, uno de los miembros del Consejo que votó en contra. “Nos hemos convertido no sólo en el hazmerreír de la nación, si no del mundo entero”.

Bueno, si Bush defiende tu postura ideológica no puedes perder ningún debate. Respecto a lo que dice el señor Abrams, afirmar que el DI enseña mucho sobre la ciencia, sólo es válido si aceptamos que el DI enseña cómo no se hace ciencia. Y sí, Janet Waugh, nos estamos riendo de vosotros. A carcajadas.

El diseño inteligente “no aporta ninguna explicación natural que pueda ser sometida a prueba”, dijo el genetista Francisco Ayala. “Es un insulto a la ciencia, a la educación y a la Constitución”.

De hecho, y en contra de la idea común, el DI no es una teoría, por tanto no puede compararse con la teoría de la Evolución. No es una alternativa. Las teorías científicas deben poder verficiarse. Los propios IDiotas han reconocido que su teoría no es verificable porque no pueden aportar pruebas de que haya habido un diseñador, simplemente sus almorranas les dicen que eso debe ser así, porque el Universo es mu complicao.

Y además, de nuevo, forzar la enseñanza de la religión es anticonstitucional en los EE.UU. Curiosamente, igual que en España.

Imperator fuera

Anuncios