Hoy en el trabajo he pasado parte de la mañana padeciendo el útimo CD de System of a Down. La chica que lo escuchaba, percibiendo mi dolor, ha tratado erróneamente de aliviarlo explicándome lo radicales que son, y por qué son el grupo más auténtico que hay. Error. Me ha convertido en una fuente borboteante de inacabable odio, y he empezado a averiguar cosas sobre ellos para destrozarlos. De este modo me he dado cuenta de la cantidad de metaleros que hay por ahí que consideran que System of a Down son la pera, lo cual sólo acrecienta mi odio por tanta estupidez. Luego me he sentado de nuevo frente al PC y he vertido ese odio. Ahora me siento limpio.En serio, ¿qué es lo que pasa con vosotros, heavies? Me desconecto de Internet 10 minutos y ya está todo el mundo escuchando System of a Down. ¿Tengo que ponerme serio?

Todo lo que os pido es que desarrolléis algo de pensamiento crítico acerca de la música que escucháis. No es tan difícil. La próxima vez que pongáis un CD, cerrad los ojos y olvidad lo chulo que quedaría el logo de la banda en una camiseta, o lo buena que está la que canta, o el que canta. Dejad que la música sea procesada por esa parte del cerebro que usáis para hacer la Declaración de la Renta (o vuestros deberes de mates si sóis demasiado jóvenes para estar trabajando para El Sistema). La parte que razona. Tras unos minutos escuchando, preguntaros “¿Es esto una mierda?” Si estáis escuchando un LP de System of a Down, o bien os diréis “Eh, coño, espera, esto es una mierda,” o bien es que sois incapaces de deciros cosas porque un caballo os coceó la cabeza cuando érais pequeños. Si lo que os sucede es lo primero, enhorabuena. Os habéis graduado. Ahora sois no-idiotas con capacidad de juicio, y podéis valeros solos en el aterrador mundo de los gustos adultos. Si la segunda opción es la corriente, probablemente puedas considerarte exento de leer esta entrada, porque tengas un trastorno generalizado del desarrollo.Existe una tercera opción. Quizá te estás aferrando tenazmente a tu erróneo amor adolescente por System of a Down. Quizá te niegas a admitir que son una mierda porque te niegas a activar esa parte del cerebro de todo ser humano biológicamente dedicada a odiar a System of a Down. No temas, niño, yo lo arreglaré. Es mi trabajo. Hay un montón de retrasados que nunca se dan cuenta de lo realmente ofensiva que es la mierda que escuchan hasta que algún héroe como yo entra en escena y les saca de ahí.

Nunca pensé que tendría que preocuparme por System of a Down. Los fans del rock, pensaba yo, no suelen gastar su dinero en lo último de los Teletubbies. Pero lo admito, estaba equivocado. Sobreestimé las facultades mentales de muchos amantes del rock o el metal, y eso es peligroso. Los heavies de pro nunca han sido pensadores de lo más profundo (sobre todo la variedad de canuto, litrona y cuernos, mientras la baba cae por un lado de la boca). Sin embargo me he dado cuenta de que, ya que el metal progresivo vende discos, los metaleros de pro al menos esperan un disfraz de pretenciosa falsa inteligencia colocado sobre un núcleo sólido de gilipollez. System of a Down tiene un barniz transparente de pseudoingenio esparcido de manera dispersa sobre una enorme y majestuosa pila de mierda estúpida, con las pretensiones intelectuales de Aquí Hay Tomate.

Si eres un adolescente idiota que odia a sus padres, podrías confundir razonablemente las letras de Tool con algo profundo. Sin embargo, una vez que creces un poco y empiezas a fijarte en el sexo que más te vaya, pensarás “¿Cómo podía escuchar esta mierda?”, y empezarás a comprar música echa por adultos funcionales. Confundir las letras de System of a Down con algo profundo, que es lo que hacen cada día miles de pseudogóticos de la Hot Topic o la Arise, numetaleros y demás calaña, requiere sufrir un nivel de confusión mental tan severo y patológico que me sorprende que algunos sean capaces de encontrar la salida de una cabina de teléfonos de las de ahora. Las que están abiertas por todos lados menos uno.

Este mes de mayo, System of a Down sacó Mezmerize, un disco tan estúpido que hasta lo el título está escrito mal. Las revistas de rock, que acababan de bajar sus estándares para acomodar lo último de los mongolos de Green Day en su definición de música (que cada vez vale menos como papel del culo), no fueron capaces de hacer lo que había que hacer: partirse el culo ante la torpe pose política de este disco. Spin Magazine, for example, los llama la mejor banda de Armenian-American Gypsy-riffing pinko-metal de la historia. Tiene que haber millones de bandas en la historia armenio-americana que hagan riffs a lo gitano y metal ¿rosado? Alguien debería sacar a Keith Harris (el autor de ese aborto de artículo) a la calle por los pelos, que seguro son rastas asquerosas, y apuñalarle la boca. Eso sí que sería original. Seguro que nadie le ha apuñalado antes ahí.

Adivina por qué Roosevelt no fue a la guerra, mongolo.Si esa mierda de disco que es American Idiot de Green Day construye comentarios políticos a base de ladrillos de Lego, Mezmerize los hace con los de Duplo (ya sabéis, esos ladrillos Lego tamaño doble para que los bebés y los retrasados no se los traguen). El primer single del disco, B.Y.O.B. (Bring your own Booze, o sea, trae tu propia bebida), es la clase de mordaz acusación del militarismo americano que normalmente sólo es lanzada por medios literarios de la profundidad de… no sé… las pancartas de una manifestación o las pegatinas de un coche, por ejemplo. O Sabina hablando de lo republicano que es, mientras se le recuerda que el otro día invitó a cenar a su casa al Príncipe y Letizia. Algo así. Sí, sabemos que la guerra de Iraq es un engaño, Napoleón. Todo el mundo lo sabe, hasta los Republicanos que fingen que no es una patraña. A todos nos encanta reírnos de Aznar por hablar de las armas de destrucción masiva. Todos nos reímos de los políticos porque no hablan más que de trivialidades. ¿Pero cómo reaccionar ante letras contundentes como “¿Por qué los presidentes no luchan en las guerras? / ¿Por qué siempre envían a los pobres”? Uau, punto, set y partido, colega. Ahora haz una metáfora de los ricos como vampiros, si te atreves a tanta originalidad.

Lo que es peor, el vídeoclip se centra en el cliché más insípido de todos los clichés del metal: la banda toca frente a jóvenes enfervorecidos, mientras la policía fascista trata de aplastar el concierto sin éxito, debido a la furia metalera que el gupo infunde. Lo siento, retrasados, vuestro heroico martirio no va a llegar. Tenéis que ser dañinos para el sistema si este ha de machacaros, y lo que estáis haciendo realmente es dar dinero a los Republicanos que odiáis (luego lo explico).

B.Y.O.B. es una canción idiota, pero el resto del disco, que os lo repito, he tenido que padecer íntegro, no es en nada mejor. Radio/Video es la canción de The Replacements Seen Your Video, pero 20 años tarde. Esta canción, junto con Violent Pornography, muestra de verdad lo alternativos que son System of a Down y su disgusto por lo comercial, hasta tal punto que los jóvenes impresionables podrían olvidar que este grupo usa los mismos trucos que cualquier otra puta. Entérate de esto, idiota: la Sony Corporation exprime la rebeldía de System of a Down para sacarle la pasta a los que no compran discos de Destiny’s Child (ambos pertenecen a Columbia Records, que es filial de Sony). Así que a pesar de todo el postureo político de System of a Down, son parte integral del sistema para sacar dinero a los estúpidos adolescentes (tú), y dárselo a viejos podridos y Republicanos. Ahí queda tu heroica lucha contra El Sistema Capitalista, Che Guevara.En serio, la Sony Corporation da la bienvenida a tus euros anticapitalistas.

System of a Down quizá tenga un CD que se llama “Roba Este Disco,” pero te apuesto lo que quieras a que tuvieron que luchar a brazo partido con algún ejecutivo de la Sony al que le preocupaba que los fans de System of a Down fueran tan idiotas de tomarse el título en serio. Y quizá tuviera razón.

Las letras “políticas” de System of a Down son triviales y vacías, seguro. Pero hay que reconocerles que la mayoría no son políticas, son simplemente estúpidas. Más adelante en el CD tenemos Cigaro, “una canción sobre la agresión falocéntrica de los líderes mundiales y su freudiano amor por los cigarros”. Bueno, supongo que se podría describir así, o bien podrías eliminar todas las chorradas culturetoides y admitir que es una estúpida canción sobre pollas. Traduzco un fragmento para demostrarlo:

Mi polla es mucho más grande que la tuya,
Mi polla puede salir andando por la puerta
Con un sentimiento tan puro..
Hace que grites pidiendo más

Tienen las mismas habilidades para rimar que un jubilado en un viaje del IMSERSO tratando de demostrarle a los críos de un viaje de estudios con los que ha coincido que está “en la onda,” improvisando un rap. Oh, pero han dicho “polla,” así que supongo que son tan agresivos como un niño de primaria que murmura esa palabra y se tapa la boca entre risitas. Y ni siquiera es el niño más listo de la clase. Más bien el tonto de la clase de los subnormales.

No sé quién es más estúpido, si el que escribe esas letras, o es que las escucha y dice “¡Esto es la hostia!” Espera, sí lo sé, es el que los escucha. Esas letras van mucho más allá de ser justificables diciendo que son de cachondeo, igual que los espectáculos del Bombero Torero han ido más allá de lo admisible humanamente. Punto. ¿Y he mencionado ya que la mayoría de los fans de este grupo deben ser unos imbéciles integrales? De acuerdo, supongo que sí.Este t�o necesita dejar de intentar cantar.

Parec que he dicho algo sobre las letras, pero no he mencionado la música. Podría escribir de muchas floridas maneras por qué es molesta e incoherente, pero eso sería dignificar sus patéticos esfuerzos para ser radicales, y me niego a eso. Con todos esos abruptos cambios de ritmo e intensidad, lo único que consiguen es insultar la inteligencia de la audiencia al suponer que todos vamos a flipar con sus trucos baratos.

Para más inri, las canciones son cantadas tanto por el irritante pero admitamos que capacitado Serj Tankian y el irritante y extremadamente inútil chillón histérico de Daron Malakian (ved su foto al lado). ¿Por qué nadie le ha dicho que no sabe cantar, que es incapaz de cantar? Los demás deberían sentarse con él y explicarle algo así como “Lo sentimos, suenas como un psicótico con la medicación mal ajustada. Siéntate ahí y deja que cante el cantante o vamos a sonar aún peor que antes, si es que eso es posible.” Aunque ahora creo que he sido demasiado caritativo al suponerles la lucidez de darse cuenta de que son una mierda. Probablemente piensan que son la hostia, al igual que sus fans deben verse como verdaderos partisanos rebeldes. Lo cual me divierte mucho.

Y es que en última instancia, todo lo que se salga de Gigatrón es escoria.

The Imperator has left the building.

Anuncios