Espero sinceramente que esta mierda de compañía aprenda a no subcontratar a tarados mentales que no saben ni qué día es hoy, ni qué hora es, ni alcanzan a tener los sesos suficientes como para avisar de que al final van a cancelar una puta instalación, dejando al cliente esperando desde las 12 hasta las 5 de la jodida tarde. Estoy a favor de la integración de discapacitados en cualquier puesto laboral, pero es evidente que Telefónica subcontrata al tonto de la clase de los subnormales, le da el kit de instalador y le dice "Toma, juega con esto que tiene luces y hace ruidos. Y sabe a fresa." Total, como siguen siendo a efectos prácticos un monopolio, para qué te vas a molestar.Y por cierto, el mamón de instalador no sólo no coge el móvil, sino que su móvil es de Amena. De Amena.

Anuncios