Hoy es mi primer día en Zimbabwe Consulting tras las mejores vacaciones que he tenido en años y años. Por supuesto, el retorno ha sido accidentado.

  1. Mi compañera E. abandona la empresa. Bongo (Mongo hoy no ha venido a trabajar) me ha dicho que E. se ha ido, así que va a haber que organizarse y que aplazamos el proyecto de consultoría con mi cliente. A mí eso me pone, porque más dinero ganaré cuando me vaya. Pero por otro lado, puede que tenga que posponer mi salida, al menos hasta seleccionar un sustituto para E., porque ahora mismo soy el único técnico de selección de esta casa. Más de 40 procesos pa mí y pa mi polla hasta que llegue la sustitución.
    Lo más impresionante del tema es que Bongo parece sorprendido. Claro, qué sorpresa ha debido ser el que una chica válida y cualificada decida buscarse otra cosa cuando, tras decirle que estás contento con su rendimiento, le dices que no vas a renovarle el contrato y que le ofreces trabajar sin contrato durante el verano (cobrando un poco más, pero sin seguro), y hacerla indefinida en septiembre. Obviamente, E. ha currado, cobrado, y ha buscado como loca otra cosa, y ahora se va a currar a otro lado. Y a Bongo, ese prócer de la gestión empresarial moderna, aún se le queda cara de sorpresa.
  2. Mi ordenador no funciona, ni el de Bongo. Menos mal que queda el de E. No sé cómo puede ser que el hecho de pintar dos despachos (el de E. no se ha tocado, creo) afecta al rendimiento informático, pero…
  3. Bongo y Mongo me han llenado el despacho con cajas llenas de sus cosas, que tuvieron que sacar de los suyos para pintarlos. La mayoría de los papeles almacenados en esas cajas son anteriores a 2003. Al oír a Bongo hablar con Mongo y comentar el coñazo que será recolocar esos papeles (que no están ordenados), le sugiero a Bongo que quizá sea rentable revisarlos para tirar los que no sirvan. Me ha mirado con espanto, y me ha argumentado que un papel con fecha de 2001 que contiene 4 teléfonos sin identificar puede ser útil para algo. No puedo discutir contra eso.

Ahora la decisión más urgente es cuándo me voy exactamente. La parte más ética de mí dice: Venga, coño, aguanta hasta que haya al menos un técnico que te sustituya. Puede ser una semana más como mucho, si lo buscas rápido. La parte más cínica y quizá más práctica de mí dice: Pon la carta sobre la mesa mañana a primera hora, y si se hunden mejor. Ahora a ver cuál de las dos gana.Pasando a temas más alegres, las jornadas Tierra de Nadie han sido las mejores en bastante tiempo, si no directamente las mejores. Han sido unos días de no dar abasto, y de no poder hacer ni la mitad de lo que te gustaría hacer Esto sí que es un Dios al que adorarporque todo lo bueno sucedía a todas horas y a la vez. He arbitrado partidas geniales, me han arbitrado partidas geniales, también jugué una que apestaba, he probado más el HeroClix, he estado de tertulia hasta las mil a la fresquita, he hecho el tonto en la piscina, me he encontrado con gente a la que sólo veo en jornadas… y ni un sólo mal rollo, ni aguantar una sola tontería (bueno, las de Fahss, pero ya vas haciendo callo), y sobre todo, la experiencia de descubrir un poco más a gente muy interesante con la que pasar el rato. En un mundo cada vez más atestado de gilipollas, la buena compañía es algo que disfrutar por su rareza. Por ello hay que evitar a los gilipollas a toda costa.

Además, mi Rapun ganó aplastantemente el concurso de Modelado de Plastilina. Los otros competidores tenían nivel, ojo, pero mi churri puede con todos. Ahora, el Gran Cthulhu cuelga sobre el Lecho Imperial y vigila nuestros sueños. El sexo también, pero es de confianza. El muñequito es el que véis aquí.

Para terminar con algo alegre, podéis leer esta crítica de Sin City, que firma un tal Gordo de Mierda. Aunque no estoy del todo de acuerdo con él, el colega tiene mucha gracia. Si hay tiempo, algo más esta tarde. Bueno, suponiendo que tengamos acceso a Internet, porque Ya.com ha tenido a bien dejarnos desconectados esta mañanica. Desde luego, volver de las vacaciones da asco.

The Imperator has left the building.

Anuncios