++++ He encontrado esta joya en un blog llamado Uno por uno, uno; uno por uno, dos; uno por uno… Esta joya de blog la escribe una matemática llamada Lola Cárdenas que, entre otras cosas, se dedica a defender el pensamiento escéptico, científico y racional, y a rebatir a charlatanes, parapsicólogos y demás ralea. Es muy recomendable.El post al que me refiero trata (por si no queréis leerlo) de la errónea actitud que hay hacia la tolerancia, particularmente la idea de tomar la tolerancia como un valor absoluto. Hoy día está muy de moda el decir que hay que ser muy tolerante con todas las ideas, que todas las ideas pueden ser válidas, que no hay una sola verdad, etcétera. Esa idea no tiene ningún sentido si la miras dos veces, y de hecho Hitler pudo salirse con la suya porque gente como Chamberlain no le echaron huevos a denunciar ciertas cosas a tiempo.

La autora dice:

Me acordaba de esto mismo esta mañana, cuando, en respuesta a un chico que contaba su experiencia con una chica que se mostró bastante intolerante por no compartir su creencia, he señalado los detalles de la "paradoja del tolerante", una constante que he observado en quien se autoproclama tolerante cuando quiere defender una creencia (la suya, claro):

A tiene una creencia sin base (del tipo que sea).

A se autodefine como tolerante, porque hay que respetar y entender que puede haber otras visiones de la vida.

A habla de su creencia.

B le dice que no la comparte, y que incluso hay motivos para no tomar en serio dicha creencia, motivos que expone.

A le dice a B que es un cerrado, un dogmático que se niega a aceptar cosas que no encajan con su modo de ver las cosas, que es un intolerante porque no respeta, y que se vaya a la mierda.

B se encoge de hombros y se pregunta qué ha pasado.

++++ Ahora se habla mucho del tema de la tolerancia con los recientes atentados de Londres, la guerra de Irak, y estas cosas. Y nos olvidamos de que la tolerancia no puede tomarse como un valor absoluto y literal. No todo es tolerable. No todo es válido y respetable, no todas las ideas y posturas tienen el mismo valor.

Lo más penoso de esto es comprobar una vez tras otra cómo las personas que afirman sostener una cierta idea irracional (llámese agnosticismo, creencia, tolerancia absoluta o lo que sea) luego no son capaces de, al menos, tratar de comportarse de acuerdo con esa idea. Porque la idea no resiste un cierto nivel de análisis lógico y supongo que, en el fondo, lo saben. Y no pueden dejar que su conducta se adecúe a esa idea, porque su vida sería imposible.

Uno tiene una capacidad muy limitada de engañarse a sí mismo. Pensamos que podemos hacerlo, y durante un tiempo podemos en verdad. Pero tenemos una sensación incómoda, como si llevas una prenda de ropa que te está demasiado justa, o mal acabada. Hay algo que no está bien, y eso acaba por generarnos ansiedad y tensión. Supongo que por ello lo mejor es aferrarse a la realidad con uñas y dientes.

++++ En otro orden de cosas, este ha sido uno de los mejores y más relajados fines de semana que he pasado en bastante tiempo. El viernes estuvimos en el cumpleaños de Gorpik y Jambrina, y sufrí una especie de ataque de narcolepsia galopante al volver a casa, y eso que sólo me tomé 4 cervezas (vale que en ayunas). De hecho, no recuerdo el trayecto de vuelta a casa más que como flashes, una vaga y onírica memoria de Rapun dándome algo de comer, y nada más. Prefiero no ahondar más en detalles, más que nada porque no me acuerdo.

El sábado lo pasamos en casa, salvo el ratito que empleamos en ir a Mercadona a hacer la megacompra masiva. Llevábamos varios días apurando los últimos restos de nevera, para asegurarnos de liquidar restos y que no se nos pasara nada. El resto del día lo dedicamos a sobar siestas de 3 horas, jugar a rol los dos solos, y achucharnos. Es estupendo que Rapun no tenga más trabajo pendiente que el proyecto. Al cual, por cierto, le ha dado un buen empujón este finde.

El domingo limpiamos todo el Palacio Imperial en 2 horas, y estuvimos jugando a La Llamada de Cthulhu con Pavy y Tomber. Definitivamente, Tomber no puede pasar más de 3 horas de juego sin meter a su personaje en algo ilegal. Pero estuvo divertida-

++++ Esta tarde comienzo a impartir el curso más sin sentido de mi carrera en Zimbabwe Consulting. Desde hoy me quedan exactamente 2 semanas laborales para irme de vacaciones. Sé que soy un pesado, pero no las echaba tanto de menos desde el verano en que acabé la carrera.

Este fin de semana nos vamos a Granada Rapunzell y yo. El siguiente a Gijón. Cuántos viajes y qué ganas.

Y una última nota alegre: nuestra querida Hereje, la novia del Obispo, nos visita muy brevemente el martes noche, antes de coger un avión hacia su país de protestantes que se rebelan contra nuestro glorioso Imperio.

Anuncios